Hace unos años comenzó la carrera por la sostenibilidad y la búsqueda de la energía renovable definitiva a nivel de hogar. Si bien muchas compañías energéticas ya trabajan con energía renovable en sus tarifas para viviendas, se sigue trabajando para poder dotar a los inmuebles de una fuente de energía renovable, eficiente y sostenible. Si bien el primer paso para esto fue la llegada de las placas solares a los hogares españoles, las cuales permiten el  autoconsumo y la reducción del uso de otros tipos de energía al 100%, su alto coste de instalación y los diferentes problemas económicos asociados a ellas no terminan de convencer a los consumidores y consumidoras. Para dar solución a estos problemas y dotar a la persona de otra fuente de energía renovable para su hogar, se desarrolló la aerotermia. 

aerotermia

¿Qué es la aerotermia?

La aerotermia es un tipo de tecnología limpia capaz de extraer, de forma gratuita, casi un 80% de la energía del aire. En definición, son bombas de calor de última generación que aportan refrigeración en verano, calefacción en invierno y, si se desea, agua caliente durante todo el año.

El único consumo eléctrico que requiere es el necesario para que funcione el motor del compresor, por lo que supone menos del 30% de la energía que se necesita para proveer una temperatura adecuada a una vivienda o edificio. Esto la ha llevado a convertirse en un perfecto sustituto del gas y del resto de calefacciones por combustión, sin llegar, sin embargo, a permitir el autoconsumo.

Funcionamiento de la instalación de aerotermia

La aerotermia se basa en un ciclo termodinámico que utiliza un gas refrigerante para extraer calor del aire exterior. Para disfrutar del sistema de aerotermia será necesario adquirir un equipo adecuado, contar con espacio suficiente para su instalación y contratar a un técnico o técnica especializada que se encargue de instalarlo correctamente. Su instalación puede tardar hasta tres días, aunque siempre dependerá de los aparatos elegidos, del tamaño de la casa o del lugar de instalación, entre otras variables.

El sistema de instalación de la aerotermia no es demasiado complicado, ya que se trata de estructuras que vienen premontadas de fábrica. Es cierto que podríamos instalarlo por cuenta propia, pero te recomendamos que contrates a un técnico o técnica especialista, puesto que el acabado será mejor y evitarás posibles errores de implementación.

Todo sistema de aerotermia cuenta con:

– Una unidad exterior o compresor: donde un refrigerante recoge la energía del aire. Acto seguido este refrigerante recorre las tuberías en forma de gas para ceder el calor y volver nuevamente, en forma líquida, al exterior y repetir el proceso continuamente.

– Una unidad interior o hidrokit: que será la encargada de ceder el calor al agua que se distribuye por el sistema de calefacción, ya sean suelo radiante o radiadores tradicionales.

– El equipo de calefacción y/o refrigeración que tenga tu instalación o que desees instalar. Lo bueno de la aerotermia es que permite elegir diferentes sistemas de climatización, como pueden ser suelo radiante, radiadores, Split o Fan-coil, por ejemplo.

aerotermia

Fuente: http://geoweather.com.ar

Ventajas 

– Simplemente requiere de la energía necesaria para que funcione el compresor, por lo que es mucho más eficaz que el resto de sistemas de calefacción.

– Es un sistema sostenible que se basa en una fuente renovable (aire) y requiere de poca electricidad para funcionar.

– Su mantenimiento es muy sencillo, comparable con el de un frigorífico o una lavadora.

– Al no haber combustión para lograr calor, es mucho más seguro que los aparatos que funcionan con gas.

– Sólo requiere de electricidad, por lo que nos podemos ahorrar el uso de gas en la vivienda.

– La instalación de los sistemas de aerotermia es más sencilla, por ejemplo, que las de gas natural.

– Permite elegir el tipo de aparatos de calefacción que se quiere instalar: radiador, suelo radiante o bomba de calor, entre otros.

Desventajas 

– El coste de los aparatos y la instalación es elevado. Una instalación simple puede estar por encima de los 5000 euros.

– Al igual que los aires acondicionados, requiere de la instalación de un aparato en el exterior de la vivienda.

– Pese a que se basa en una fuente renovable (aire), no es una fuente de energía en sí mismo, por lo que siempre va a requerir de energía para que el aparato funcione. 

El ahorro que permite la aerotermia

Pese a que requiere de electricidad para que funcione el motor, la aerotermia permite rebajar en casi un 80% el uso de electricidad en una vivienda. Este bajo consumo energético la convierte en la mejor elección como fuente de energía frente al gas, el gasoil, el fuel-oil, el propano o los pellets. Además, es un suministro más económico y eficiente de agua caliente sanitaria (ACS).

Las bombas de calor con aerotermia presentan un COP (Coeficient of Performance) muy alto, situado en torno al 4 o el 5 según el fabricante. Esto quiere decir que por cada kilovatio/hora de electricidad consumida a través de este equipo, se pueden generar 4 o 5 kilovatios/hora térmicos.

Precio de la instalación

Con el sistema de aerotermia podrás ahorrar entre un 60 % y un 75 % en tu factura de la calefacción y agua caliente, en relación a los sistemas tradicionales de gas o gasoil.

El precio de la aerotermia es muy variable ya que depende del cruzamiento de varios factores, como son el tamaño de la vivienda, los equipos que nos suministren calor o frío o la marca que se elija.

Los equipos de aerotermia más económicos rondan los 2000 €, un precio no muy elevado teniendo en cuenta su eficiencia y rápida amortización. El coste mínimo que puede conllevar la implementación de este tipo de sistema en una vivienda unifamiliar puede ser de unos 600 €, siempre dependiendo, conforme referido, de las condiciones del inmueble, los aparatos o las marcas que elijamos. Lo mismo ocurre con el precio del suelo radiante, los radiadores, Split o Fan-coil, cuyos valores oscilarán considerablemente según los parámetros mencionados.

 

Comparativa de costes entre aerotermia, gas natural y gasoil

Dependiendo de varios factores, como las marcas, los aparatos a instalar, la cantidad de radiadores y demás aspectos determinantes de la implementación, una instalación de gas natural puede ser entre 2000 € o 3000 € más económica que una instalación de aerotermia. 

Sin embargo, el coste anual de la electricidad consumida en una vivienda con aerotermia es mucho menor que el del gas natural o el gasoil, por lo que se convierte en un sistema mucho más económico a largo plazo.