En los meses de primavera, muchas personas comienzan a preocuparse con el brote de las alergias: los estornudos, las irritaciones de nariz o el picor de ojos pueden aparecer en cualquier momento. La verdad es que los tipos de polen más presentes en el aire provocan que estos síntomas aparezcan. No obstante, puede ser reductor culpar a la época primaveral por las alergias cuando pasamos gran parte de nuestro tiempo dentro de edificios, muchas veces deficientemente o incorrectamente ventilados, y con pocos cambios de aire exterior.

Tal vez los síntomas se revelan de forma más intensa en esta estación, pero, considerando que pasamos tanto tiempo en espacio cerrados, no podemos olvidar la calidad del interior. En realidad, las alergias no se dan por la reacción a un único agente como el polen, sino que están asociadas a la sensibilidad a varios elementos como ácaros, polvo o compuestos orgánicos variados.

alergias

Calidad del aire en los espacios interiores

Respiramos, por lo menos, 15 kg de aire al día (según la edad, la actividad física realizada o la humedad del aire, entre otros aspectos) pero, considerando que estamos entre el 80 % y el 90 % de nuestro tiempo dentro de edificaciones, tenemos que reflexionar sobre este asunto. Y siendo así, ¿no será el aire interior igualmente responsable por estas alergias y problemas respiratorios que el aire exterior?

alergias

Muchos materiales de la construcción, como las pinturas de las paredes o los usados en pavimentos y techos, contaminan el aire interior. Y, a pesar de los esfuerzos de la industria de la construcción en minimizar los compuestos orgánicos volátiles de los materiales, la verdad es que aún hay una elevada concentración de estos elementos perjudiciales para la salud. Por no hablar de los presentes en el mobiliario, los equipamientos informáticos, el humo del tabaco o los productos de limpieza, así como aspectos como la temperatura, humedad e iluminación, que también interfieren en la calidad del aire interior. Por otro lado, la propia ocupación humana del espacio lleva a la degradación de la calidad del aire, ya que las personas producen dióxido de carbono y vapor de agua, que en condensaciones elevadas también perjudican nuestra salud.

Ventilación mecánica con recuperación de calor puede ser la solución para las alergias

Para que el interior sea mejor es altamente necesario garantizar la ventilación. No obstante, la ventilación natural no asegura la calidad del aire interior, ni el confort acústico y/o térmico, e incluso puede perjudicar la eficacia energética del edificio debido a los elevados cambios de calor. Para evitarlo, usar un sistema de ventilación mecánico con recuperación de calor que mejore la calidad del aire interior puede ser una decisión acertada, ya que este sistema no condiciona el bienestar o el gasto energético y garantiza una renovación eficiente del aire interior.

La imagen inferior permite visualizar un prefiltro, colocado antes de un sistema de ventilación mecánica con recuperación de calor en una Passive House  (o casa pasiva). Si no existe un filtraje del aire, esas micropartículas quedarán esparcidas por el aire.

alergias

La construcción Passive House pretende alcanzar niveles de salud y confort sin, por ello, perjudicar el ambiente o elevar los costes (ya sean iniciales o de manutención). La ventilación mecánica con recuperación de calor es una de las soluciones ofrecidas por este tipo de construcción. ¿Hay algo más importante que invertir en tu salud y la de tu familia?

Artículo escrito por Passivehaus