El hecho de que los y las profesionales autónomos no cuentan con un salario fijo puede crear algunas limitaciones financieras, ya que todos los meses tienen una serie de gastos para pagar y no siempre suficientes ingresos para abonar estos gastos. También es importante establecer un ahorro mensual, ya que posteriormente se puede tomar como base para futuros pagos difíciles de prever.

Todas las personas, independientemente de nuestra situación profesional, tratamos de gestionar nuestro presupuesto familiar de la mejor manera posible, pero… ¿hacemos lo mismo cuando somos profesionales autónomos? Desde Zaask, queremos ofrecerte varios consejos que pueden serte útiles para gestionar tus ingresos si trabajas como freelancer.

Autónomos: gestionar el ahorro desde los primeros ingresos

Si te has marcado como objetivo ahorrar 100€ al mes, pero esperas a los últimos días del mismo para poner este importe aparte, es probable que cuando llegue el momento ya no dispongas de esta cifra o que sea inferior a lo que pretendías y acabes por no destinar ninguna cantidad al ahorro.

Para evitarlo, es importante separar esta cantidad en el momento en el que ya se disponga de ella, en lugar de hacerlo en el último momento. Disponer de este fondo, te ayudará a hacer frente a gastos imprevistos cuando no dispongas de otra opción. Para que el ahorro sea proporcional a lo que ingresas, puedes establecer un porcentaje de tus ganancias habituales, como el 5% o el 10%. De esta manera, si tus ingresos aumentan, también aumenta la cantidad de dinero que ahorras.

La regla del 80/20

Como freelancer, probablemente tus ingresos son establecidos por cada proyecto realizado o por clientes que contratan tus servicios de manera regular. Cada uno de estos clientes ocupan una parte de tu tiempo, con lo que puedes calcular cuánto ganas por hora, aunque te contraten para un proyecto final.

Seguro que a los o las profesionales autónomos que llevan mucho tiempo en el sector les suena la Ley de Pareto o la regla del 80/20, que indica que aproximadamente un 80% de los ingresos de un profesional, proviene del 20% de los clientes. Esto quiere decir que una pequeña parte de tus proyectos cubren la mayor parte de tus rendimientos mensuales, con lo que aumentar el número de clientes no implica necesariamente aumentar las ganancias, ya que puede ser que estos clientes, económicamente, no compensen.

Una manera de aumentar los ingresos y, hacer crecer consecuentemente el ahorro, es analizar qué clientes pagan mejor y dedicar más tiempo a los mismos, para así, sin tener necesariamente mayor volumen de trabajo, poder tener más facturación.

Tratar de dedicar tiempo a enfocarse en proyectos específicos que pueden aumentar las ganancias, hará que, como freelancer, puedas gestionar mejor tu presupuesto.  

Rentabiliza al máximo tu tiempo

Los autónomos no siempre realizan su trabajo en casa, sino que acuden a un espacio específico para desarrollar sus funciones, como una oficina o un estudio. Aprovechar el trayecto de casa al lugar de trabajo para realizar recados relacionados con el trabajo puede ahorrarte un tiempo fundamental que puede ser destinado a otras tareas.

¿Vas a trabajar en el medio de transporte adecuado? Hoy en día hay numerosas alternativas, a las que podrás acudir dependiendo de la distancia que separe tu hogar de tu lugar de trabajo. Compartir el coche con personas que tengan que realizar un recorrido semejante y en los mismos horarios que tú, recurrir al transporte público, pasarte a la bicicleta (además de ganar tiempo también ganas en salud)…

Si tienes que trasladarte para realizar reuniones de trabajo, trata de hacer alguna de las reuniones online para evitar el desplazamiento y la consecuente inversión de tiempo en el mismo. También puedes recurrir a un lugar neutro, como una cafetería que quede más o menos a la misma distancia de todas las personas que participan en la reunión.

Hoy en día también existen espacios de coworking (oficinas compartidas) que facilitan a los y las profesionales autónomos la utilización de un espacio, bien sea de manera puntual o periódica para ejercer su profesión. Valora si económicamente te interesa recurrir a esta opción, hoy en día disponible en prácticamente todas las ciudades.

Si esto no funciona… cuenta con un asesor o asesora externo

¿Ya has seguido nuestros consejos y siguen sin salirte las cuentas? Tal vez sea necesario recurrir a un asesor o asesora financiero para que te ayude a organizar tus gastos e ingresos. La asesoría financiera ya ha facilitado la vida a muchos autónomos y pequeñas y medianas empresas. En Zaask, tenemos a los y las mejores profesionales que pueden ayudarte a conseguir lo que necesitas.