Cuando llega el momento de hacer un sitio web o mejorar uno ya existente, puede haber algunas dudas en relación al tipo de profesional que se puede contratar para realizar los ajustes necesarios. Normalmente la elección está entre contar con profesionales del diseño web o del desarrollo web. Para que no corras el riesgo de contratar al perfil profesional equivocado, vamos a decirte las principales características de estos dos tipos de profesionales.

Diseño web

Diseño web

En general, los y las profesionales del diseño web son responsables de la estética, los diseños y el estilo del sitio web. Son las personas indicadas para crear elementos gráficos apelativos, pensados para los potenciales clientes de la empresa. Es decir, tienen las competencias para diseñar un sitio web atractivo y bonito, que se traduce en una fácil experiencia para el usuario.

La sensibilidad estética y conocimiento de las tendencias actuales, hace que este tipo de profesionales sean capaces de pensar en un concepto creativo para la página y de materializarlo visualmente, así como de aplicar una combinación de colores agradables y de escoger una tipografía adecuada que ayude a reflejar y transmitir los valores de la empresa. Gran parte del trabajo de diseño web es creativo, lo que implica tener bastante intuición e imaginación.

Para crear toda la parte artística y sensitiva del sitio web, comúnmente llamado “look and feel”, los diseñadores y diseñadoras utilizan herramientas y softwares de diseño gráfico como Adobe Photoshop, Illustrator e InDesign.

En términos de codificación, algunos y algunas profesionales del diseño web saben trabajar en HTML y/o CSS. No obstante, si fuera necesario un trabajo más especializado o un sitio web más complejo, como podría ocurrir en el caso de querer una plataforma digital, los conocimientos del diseñador o diseñadora web pueden resultar limitados y será más acertado contratar un servicio de desarrollo web.

Hoy en día, los y las profesionales del diseño web utilizan habitualmente WordPress. Esta plataforma es la más usada en el mundo por tener un panel de control intuitivo y fácil de configurar, que permite la introducción o modificación de contenido y elementos visuales en la área administrativa del sitio web de forma sencilla, sin necesidad de conocimientos en programación.

Se puede decir que WordPress y otras plataformas semejantes son las mejores para quien quiere tener un sitio web apelativo, sin necesidad de acceder o almacenar datos sobre los usuarios o de una construcción compleja.

Además de las ventajas referidas, los y las profesionales del diseño web, al trabajar con WordPress, consiguen focalizar su tiempo y energía en hacer un sitio web interesante y con una excelente experiencia de usuario, reduciendo su intervención en lo que se refiere a programación. De esta forma, el proceso de construcción será mucho más acelerado y el valor cobrado al o la cliente será inferior.

En el caso de websites más complejos, será necesario contratar también a un programador. No obstante, es esencial que el diseñador o diseñadora web definan el concepto y la estructura básica que el o la profesional del desarrollo web deben considerar para construir la página.

Desarrollo web

El trabajo de desarrollo web normalmente consiste en planear, construir, testar y mantener los sitios web y aplicaciones online. Los y las profesionales de esta área conocen los lenguajes específicos de Internet como HTML, Javascript, JQuery, CSS, o Python, entre otras. Tienen un gran conocimiento de las diferentes técnicas y herramientas digitales, y realizan un trabajo mucho más lógico y menos creativo que el diseño web. Son quienes construyen páginas web y crean funcionalidades a través de una codificación efectiva y estructurada.

Pueden distinguirse dos tipos diferentes de trabajo dentro del área de desarrollo web que podrían aplicarse a un sitio web: el back-end y el front-end.

Desarrollo de back-end: tal y como su nombre indica, este trabajo tiene que ver con todo lo que “está por detrás” de la página y no es visible. Se enfoca en la implementación del propio sitio web y soporta toda la parte de front-end. También puede estar relacionado con la creación de sistemas de gestión de contenido y de datos dinámicos, que ofrecen la posibilidad de guardar datos y de que los usuarios accedan a perfiles específicos. Los y las profesionales de front-end trabajan con lenguajes como PHP, Python e Clojure.

Desarrollo de front-end: un desarrollador o desarrolladora web de front-end es responsable por la creación de herramientas que mejoren la experiencia del usuario y que “den vida” a la interfaz. Este tipo de profesional se preocupa del funcionamiento de la página web y trabaja directamente con la parte de la aplicación ligada a la interacción con los usuarios y usuarias. También se preocupan de la adaptación del respectivo diseño a los múltiples browsers y dispositivos, trabajando con lenguajes como HTML (lenguaje de marcación), CSS (lenguaje de estilo) y JavaScript.

Diseño web

De esta forma, podemos concluir que si necesitas un sitio web sencillo e informativo para tus usuarios (para dar a conocer la empresa, los precios o algunas noticias, por ejemplo), es suficiente y hasta preferible tener una web que sea fácil de editar y en la que no sea necesario programar. En este caso debes contratar un servicio de diseño web para tratar de la parte estética y de la experiencia del usuario.

En el caso de ser necesario un abordaje más complejo de la página web que pretendes crear (por ejemplo, si necesitas trabajar o almacenar datos de los usuarios), tendrás que contratar un servicio de desarrollo web. Si tampoco tienes una estructura estética o una interfaz apelativa y creativa definida, será esencial contratar un servicio de diseño web que se encargue de esa parte. El trabajo de ambas áreas deberá ser sinérgico, de manera que el resultado sea una plataforma atractiva, segura y de fácil navegación.