La cena de empresa es un clásico. Siempre que llega el mes de diciembre, los restaurantes se llenan, sobre todo los viernes y los sábados, con reservas de grandes grupos que se reúnen para celebrar su cena de empresa.

Seguro que tú también tienes tu cena de empresa, con tus compañeros y, probablemente, también alguno de tus jefes. Pero ésta es una ocasión especial y allí la gente no va a reunirse y a hablar de los compromisos y obligaciones laborales, sino que buscan un espacio y un momento de relajación, diversión y, sobre todo, fiesta.

Pero no todas las cenas de empresa son tan divertidas. Hay veces que resultan monótonas, aburridas, que la comida no triunfa o que el sitio elegido no es el más apropiado para este evento. Si te preguntas cuáles son las razones de por qué esto puede pasar o, si más aún, te ha tocado a ti organizar la cena de empresa este año y no quieres que resulte un fracaso, sigue leyendo, porque te vamos a contar
lo que no puede faltar en una cena de empresa para que sea un completo éxito

cena de empresa

Una buena cena de empresa…

  • Tiene que celebrarse en el lugar apropiado. Con esto, tal vez tengas que hacer un poco de investigación y buscar un sitio que pueda acoger al número de personas que os vais a reunir. No es lo mismo una cena de empresa en la que hay diez comensales que en la que hay sesenta, y tienes que asegurarte que el local o el restaurante que vas a elegir tiene la capacidad para recibir y atender a todos los que vais.
  • La comida es importante, y tal vez también sea difícil de acertar. Busca un restaurante que tenga opciones variadas y que pueda ajustarse con versatilidad. Muchas veces se puede concertar un menú que sea más o menos neutro y que le pueda gustar a la mayoría de la gente. Y es que si la gente termina insatisfecha, el ambiente puede enrarecerse y lo que acontezca después de la cena no ser tan divertido como preveías.
  • Hay que conseguir que la gente se implique. Si la gente ve este plan como algo obligado o le da pereza, es un mal comienzo. Puedes ir incitando a la gente a través de las redes sociales, crear hashtags, preparar alguna sorpresa y dar pequeñas pistas con antelación, etc. De este modo, conseguirás que el buen ambiente ya sea previo y los asistentes se vayan animando a ir a su cena de empresa sin sentirla como una obligación.
  • Después de los postres querréis un poco de fiesta. Esto, sobre todo, para los más jóvenes, ya que es una buena manera de terminar la cena de empresa y, también, de poner fin al año laboral. Si tienes la suerte de encontrar un sitio donde, además de la cena, también tengan un espacio amplio para tomarse algo y bailar, perfecto. Si no, prepara bien con antelación el lugar al que queréis ir y que sea cómodo de llegar.
  • Mesura con el alcohol. Tal vez esto pueda sonar un poco complicado, porque durante la cena la gente beberá algo y, después, tal vez también caiga alguna copa. Pero hay que tener mesura. Nunca es buena idea pasarse con la bebida pero, en la cena de empresa, es aún más importante. Y, sobre todo, si luego tenéis intención de conducir. No solo por vuestra seguridad y la de los demás, sino porque en estas fechas las carreteras están plagadas de controles.

Si tienes alguna otra idea que pueda resultar genial para la cena de empresa, no dudes en compartirla con nosotros. Cada cena de empresa es un mundo, y siempre hay ocurrencias y aportaciones originales que pueden funcionar. Y para ello, no dudes en solicitar la ayuda de los mejores profesionales de catering en Zaask.