shutterstock_268789436

 

El gotelé es uno de esos elementos de decoración que, cada cierto tiempo, se ponen de moda y luego vuelven a desaparecer de los manuales de tendencias decorativas. Ponerlo no es tan complicado, pero si no sabes cómo quitar el gotelé, puedes acabar viviendo una verdadera pesadilla.

 

A lo mejor piensas que quitar el gotelé no es algo tan necesario, y que los engorros que puede suponer esta obra no merecen la pena. Pero hay mucha más gente de la que piensas que no quiere gotelé y son muchas las personas que se preguntan cómo quitarlo no sólo por disfrute propio, sino también para darle una mayor salida al piso o apartamento en el caso de querer venderlo o alquilarlo.

 

Sea cual sea tu motivo para alisar las paredes, te vamos a contar aquí unos pequeños pasos explicativos sobre cómo quitar el gotelé de la mejor manera.
1.- Lo primero de todo, tienes que saber qué tipo de pintura tienes en la pared. Esta es la pregunta básica y principal cuando te cuestionas cómo quitar el gotelé y planificas tu estrategia y modo de actuación. Tu pintura puede ser pintura al temple o pintura plástica. Puedes pasar la mano por la pared con gotelé y, si tienes la mano limpia, se trata de pintura plástica. Si por el contrario, la pared te ha manchado la mano, estás ante pintura al temple.

 

2.- Con la pintura al temple es más sencillo quitar el gotelé. Sólo tienes que humedecer bien la pared y, cuando ya se haya absorbido todo el agua, raspar cuidadosamente con una espátula, hasta dejarla sin rastro del gotelé. Pon la espátula ligeramente inclinada y raspa desde abajo hacia arriba, pero con cuidado de no clavar las aristas de la espátula, porque podrás dejar alguna marca en la pared.

 

3.- Si la pintura que hay en la pared es pintura plástica, tendrás que utilizar algún producto de decapado. Estos productos suelen aplicarse con un rodillo, sobre el gotelé, para luego trabajar sobre ellos. Con algunos productos hace falta humedecer la pared a continuación y con otros no. Dependiendo del que uses, sigue las instrucciones y, a continuación, raspa el gotelé con la espátula, de manera similar a como te hemos explicado con la pintura al temple.

 

4.- Una vez retirado el gotelé, tendrás que eliminar los pequeños restos y el polvo que haya quedado en la pared. Para ello, te puedes ayudar con una esponja húmeda, con la que puedes frotar suavemente para limpiar la pared, y que también te ayudará a identificar más detalladamente las pequeñas imperfecciones que haya.

 

5.- El siguiente paso es aplicar una pasta niveladora, con la cual conseguiremos una nivelación más conseguida de la pared. Este es un paso importante y al que hay que prestar especial atención, ya que no queremos imperfecciones llamativas o visibles en ella. Ve poco a poco, con capas finas, hasta conseguir el resultado que estás buscando.

 

6.- Por último, una vez que esta capa esté seca, ya puedes pasar una lija para eliminar los pequeños restos que hayan quedado en la pared y dejarla completamente lisa. Una vez que hayas terminado este paso, el gotelé de tu pared  será historia.

 

7.- Ahora ya tienes tu pared preparada para pintar del modo que más te guste y prefieras, así que ¡manos a la obra!

 

Por supuesto, desde antes de comenzar con el proceso, te recomendamos que cubras y protejas el suelo, los marcos de las puertas, los zócalos y los muebles, si los hubiera, ya que tanto para quitar tu pintura antigua como para aplicar la nueva ensuciarás bastante. Pero, con esta pequeña guía sobre cómo quitar el gotelé de tus paredes, seguro que ya no le tienes tanto miedo a esta pequeña obra.

 

¿No te ves capaz de quitar el gotelé? Lo mejor que puede hacer es solicitar la ayuda de los profesionales de pintura de la comunidad Zaask! No dejes pasar esta opotunidad.