Cuánto cuesta un servicio de instalación eléctrica en Zaask 500€ - 4100€

Precios basados en la media nacional

En España, el valor medio de contratar a un o una especialista en electricidad para realizar una instalación eléctrica es de 1500 €, pudiendo variar entre 500 € y 4100 €. La definición de la tarifa total depende de distintos factores, tales como la dimensión del proyecto, los materiales requeridos o el tipo de conexiones necesarias, no siendo lo mismo a nivel de trabajo y precio una instalación con emisión de certificado energético que una simple reparación o mantenimiento.  

Contratar un servicio de instalación eléctrica permite suministrar electricidad en un espacio o edificación. Esto puede implicar desde el diseño de los circuitos eléctricos interiores y exteriores, adaptados a las necesidades del proyecto, a la instalación del cableado, enchufes con diferentes conexiones y potencias, interruptores o protecciones y embellecedores. 

Dimensión

Un proyecto de instalación eléctrica puede suponer desde el suministro eléctrico a todo un hogar a la renovación de circuitos obsoletos o en mal estado en zonas concretas de una edificación. La amplitud del proyecto y la dimensión en m2 del espacio, así como la división y organización de su planta, influye directamente en el tipo de intervención requerida, suponiendo un factor clave en la tarifación. Los valores por m2 oscilan en un rango de 23 a 45 €/m2, situándose la media en 33 €/m2.

Diseño

Dependiendo de las necesidades eléctricas y lumínicas del espacio, el diseño de la instalación puede ser más o menos complejo, factor que influye directamente en el número de horas invertido por los y las profesionales, y el tipo o la cantidad de materiales requerido. 

Interior o exterior

El hecho de que la instalación eléctrica sea interior o exterior, también influye en el precio. Por un lado, los materiales usados deben tener características específicas para cada caso; por otro, la accesibilidad de los espacios puede implicar costes extras en lo que se refiere a horas de trabajo, medidas de seguridad o herramientas a utilizar. 

Materiales

La cantidad, calidad y tipo de materiales puede tener un peso considerable en el valor total del proyecto. La humedad, los cambios de temperatura, la exposición exterior o la localización interior de los elementos que conforman la instalación eléctrica son parámetros a tener en cuenta en la selección de la calidad o la resistencia de los materiales. 

En ocasiones conviene invertir en la durabilidad y capacidad de los mismos, ya que esto puede suponer un gran ahorro a largo plazo en términos de manutención, reparación y/o sustitución.

Tipo de instalación 

Existen dos tipos de instalación eléctrica: la empotrada y la vista. En el primer caso, la instalación se realiza por dentro de las paredes, mediante canales abiertos en las superficies para colocar los conductores. Este tipo de intervención requiere de otros perfiles profesionales complementarios, como profesionales de la albañilería y la pintura, para garantizar un buen acabado final, implicando costes más elevados por el servicio.

En el caso de la instalación vista, las soluciones son más económicas porque no es necesario intervenir a nivel estructural. Se utilizan sistemas superficiales de tomas, interruptores y canaletas para proteger y tapar los conectores, siendo posible embellecer dichas superficies con pinturas adecuadas o papel de pared.

Tipo de intervención

El hecho de requerirse una nueva instalación eléctrica aumenta el valor del servicio en comparación a una revisión o reparación. 

El coste de una reparación suele ser más accesible porque se enfoca en solucionar los problemas detectados en una instalación eléctrica preexistente. Este tipo de trabajo, por lo general, se cobra por horas, sumando a dicho valor el precio del material que se necesite para la resolución de la incidencia.  

Por otro lado, la revisión es una labor que debería realizarse habitualmente en la mayoría de los hogares y edificaciones para evitar problemas como cortes de electricidad, electrocuciones o incendios. Este tipo de intervención consiste en revisar la instalación eléctrica buscando posibles averías o desperfectos. Se recomienda realizar estas revisiones cada 3 años para mantener el óptimo funcionamiento de la instalación eléctrica, especialmente en espacios donde se hace un uso elevado de la misma. 

Áreas especiales

Hay áreas de la casa, como el baño o la cocina, que requieren de una serie de trabajos especiales y consideraciones que pueden aumentar el valor del presupuesto. Concretamente, este tipo de trabajo debe ajustarse a normativas específicas de seguridad para no poner en riesgo la integridad de las personas que habitan la vivienda.

Al ser zonas donde hay una exposición al agua y al fuego, el baño y la cocina requieren del uso de más circuitos y protecciones. Además, hay que poner atención a las distancias que debe haber entre los puntos de circulación de agua y las tomas de corriente eléctrica.

Tecnología

En los trabajos de instalación eléctrica que utilizan la domótica y las nuevas tecnologías, se necesitará de la ayuda de un o una especialista cuya tarifa incrementará el valor total del servicio. Actualmente es posible optar por una instalación eléctrica que integre un sistema domótico u optar por un sistema eléctrico que se sirva de la energía solar, lo que puede resultar más caro a corto plazo pero más cómodo y eficiente a largo plazo.

¿Buscas instalación eléctrica para tu próximo proyecto?
Ahora que tienes una idea de los precios, ¡vamos a encontrar profesionales cerca de ti!

¿Cómo sabemos estos precios?
Todos los años, miles de personas buscan profesionales en Zaask para sus proyectos. Monitorizamos los presupuestos de los profesionales y compartimos esa información contigo.
25k Proyectos mensuales
+400k Presupuestos presentados
15k Profesionales que han dado presupuestos