Cuánto cuesta un servicio de decoración de interiores en Zaask 200€ - 5000€

Precios basados en la media nacional

El coste medio de contratar un servicio de decoración de interiores es de 1200 €. Lo más probable es gastar entre 200 € y 5000 € en total, variando el valor exacto según el lugar de contratación o los detalles del proyecto.

Las decoradoras y decoradores de interiores son contratados para planear la estética de un espacio, ya se trate de viviendas, oficinas o locales comerciales. Los y las profesionales de la decoración de interiores pueden decorar un área de acuerdo con el estilo solicitado por los clientes y clientas, yendo desde lo más contemporáneo o moderno, a lo más rústico o clásico.

Su área de acción va desde hacer un plano de la disposición espacial de los muebles y objetos, a escoger la paleta de colores a ser aplicada, seleccionar las pinturas, los muebles, la iluminación, el revestimiento de ventanas y suelos, los objetos decorativos y las piezas de arte.

Decoración e interiorismo

Es común confundir estas dos ocupaciones, dado que en ambas se trabaja con los espacios interiores. Los decoradores de interiores centran su atención en crear ambientes, sin intervenir en la estructura ni la distribución general, reorganizando o adquiriendo elementos para cambiar la perspectiva y aprovechar el espacio con un resultado estético preciso. 

Un interiorista, por otro lado, es una persona que trabaja con la modificación y la redistribución de los espacios, eliminando paredes o modificando instalaciones y alterando la disposición de elementos como puertas y ventanas, sin entrar a considerar elementos decorativos exentos. Esta labor exige, además de creatividad, conocimientos específicos en arquitectura y otras disciplinas relacionadas. Muchos diseñadores de interior ofrecen servicios de asesoría en las que, además de la redistribución espacial, se pueden solventar dudas con respecto a materiales de construcción, cerramientos, etc. 

Es común encontrar profesionales que aúnan sus esfuerzos integrando ambos servicios en un mismo estudio. Ello supone la facilidad de contar con un servicio integral que engloba desde el estudio inicial y el proyecto de obra hasta el seguimiento de los detalles finales y la ambientación decorativa, siendo recomendable para los casos en que se va a abordar una reforma integral. 

Nuevas tecnologías

Tanto en los proyectos de interiorismo que requieren de una redistribución estructural, como aquellos de decoración que buscan un mejor aprovechamiento y ambientación en un espacio dado, las nuevas tecnologías pueden ser un aliado de cara a ejecutar propuestas.  El modelado digital permite crear vistas previas y trabajar sobre ello aplicando cambios según los gustos de los clientes. 

Coordinación del proyecto

Cuando es necesario contar con un diseño de interiorismo, estos profesionales se encargan de coordinar las labores para lograr el resultado más adecuado. Si, por el contrario, las actuaciones a acometer tienen un carácter más sencillo y se prescinde de este servicio, la persona encargada de la decoración deberá coordinarse con albañiles, pintores o electricistas, en caso de que la presencia de estos últimos sea necesaria, para conseguir una adaptación fiel a lo planeado. 

Beneficios de contratar un o una profesional 

Elegir una decoración que sea estética y, a su vez, funcional, no siempre es fácil. Integrar los diferentes elementos implica saber jugar con las texturas, los colores y las formas. Un hogar que ha sido decorado por una persona especializada va a tener una unidad coherente y va a hacer un uso más racionalizado del espacio. Además, nos ayudará a ajustar un presupuesto, pues se mueve constantemente en el ámbito y conoce dónde encontrar los recursos más convenientes, enfocando sus esfuerzos en suplir las necesidades del cliente con mobiliario visualmente atractivo y de calidad.

Método de trabajo

El decorador o decoradora realizará una visita previa al espacio, donde medirá la superficie y visualizará el mobiliario existente, para posteriormente recoger las ideas de clientes y clientas sobre gustos y estilos de vida. 

En una segunda fase, con los datos recogidos y con ayuda de soportes físicos o digitales, el o la profesional propondrá alternativas de distribución de elementos y posibles soluciones aplicables a paredes y pavimentos. En este sentido cabe destacar que los trabajos de aplicación de pintura, microcemento, papel, moquetas, etc., se acometerá con carácter previo a la disposición del mobiliario. 

Según el presupuesto disponible, se propondrán nuevas adquisiciones de mobiliario y elementos decorativos. Un buen asesor siempre debe estar al tanto de las nuevas tendencias y los avances en lo que refiere al aprovechamiento de espacios y materiales.

Reputación

Profesionales de la decoración de interiores que tengan más reputación y reconocimiento dentro del sector serán, tendencialmente, más caros. Esto es comprensible, considerando que contar con un buen reconocimiento en el mercado es la consecuencia de hacer un buen trabajo y garantizar resultados satisfactorios.

Precio por hora

La mayoría de los decoradores y decoradoras de interiores, especialmente aquellas que trabajan en proyectos residenciales menores o que no implican trabajos de construcción, tarifican los proyectos por hora.

Porcentaje sobre el total facturado

Los servicios de decoración de interiores también pueden ser cobrados como un porcentaje sobre el total facturado al cliente o clienta por un proyecto de mayor envergadura (incluyendo construcción, mobiliario y material). Normalmente, este tipo de presupuesto solo se aplica en contextos de grandes reformas o en la construcción de casas nuevas, donde se requiere de un proyecto de obra y un servicio de interiorismo a los que la decoración de interiores complementa.

Precio fijo

Otra forma de tarificar los servicios de decoración de interiores consiste en establecer un precio fijo por determinados servicios. Esta modalidad permitirá prever desde un principio los gastos totales que supondrá el servicio por parte de la o el profesional, siendo muy importante acordar y definir lo que estará incluido dentro de este valor. No obstante, tendrá que tenerse en cuenta que todo aquel trabajo que de forma imprevisible pueda resultar necesario con el transcurso de la ejecución y que no fuese contemplado, a priori, en las actuaciones a realizar, tendría un coste añadido. 

Área

Hay profesionales del diseño de interiores que pueden preferir calcular el precio de sus servicios en dependencia a los metros cuadrados. Este tipo de presupuesto es más habitual cuando se trabaja con proyectos comerciales o estancias de gran tamaño.

Búsqueda y provisión de materiales 

Los decoradores van a saber aunar los gustos de sus clientes, sus posibilidades presupuestarias y las tendencias aplicadas a revestimientos, mobiliario, textiles y objetos decorativos. 

Revestimientos

La gran oferta de materiales y soluciones disponibles hacen complicada la tarea de seleccionar los acabados para una estancia. La solería y el revestimiento parietal son componentes esenciales que van a trasladar al ambiente unas características específicas, no solamente estilísticas, también funcionales. Por ello, será importante seleccionar estas características atendiendo a las particularidades que requiere cada situación. Los decoradores y decoradoras suelen basarse en las condiciones climáticas, las características constructivas del inmueble y los usos que va a tener cada estancia para disponer entre una opción u otra, si bien es frecuente que atendiendo a ello puedan disponerse soluciones combinadas. 

Tarimas flotantes y moquetas

Para entornos fríos y presencia de niños, los suelos de tarima flotante o moquetas pueden ayudar a trasladar al ambiente una sensación de calidez y comodidad. El coste de instalar una tarima flotante suele ser superior al de instalar una moqueta, aunque dependiendo de los materiales y la amplitud del espacio, el precio puede variar entre los 5€/m2 y los 60€/m2. Por su parte, el precio máximo de instalar una moqueta no suele superar los 40 €/m2 y puede encontrarse desde 20 €/m2. 

El mantenimiento de estos pavimentos es un aspecto importante a tener en cuenta de cara al futuro. Mientras el coste medio de un servicio de lijado/acuchillado y barnizado puede tener un coste medio de 14 €/m2, la limpieza de moquetas se estima en 8€/m2. 

Losas hidráulicas y microcemento 

Ambos materiales son susceptibles de aplicar tanto en pavimentos como en revestimientos parietales y, dadas sus características, pueden utilizarse combinados.

Las baldosas hidráulicas de cemento pigmentado fueron muy difundidas entre mitad del siglo XIX y los años sesenta del siglo pasado. Hoy día vuelven a estar de moda principalmente por su función decorativa y capacidad evocadora. El precio de este material se sitúa entre 19 y 35 €/m2, a lo que cabe añadir el coste de la mano de obra, lo cual podría suponer un 40 % del presupuesto. Si ya disponemos de un suelo hidráulico pero se encuentra en mal estado, es posible restaurarlo. Existen empresas especializadas en la reintegración de piezas, limpieza y pulido con precios en torno a los 35 €/m2. 

El microcemento es un material muy versátil aplicable a gran variedad de superficies. La carencia de juntas da sensación de amplitud y su sobriedad puede verse contrarrestada con la inserción de baldosas hidráulicas. El precio medio de aplicación de microcemento se estima en unos 45 €/m2.

Pintura, papel de pared y vinilo

Aunque la pintura es el principal recurso decorativo, su alternancia con papel de pared puede resultar adecuada para utilizar en ciertas estancias. La variedad de estampados disponibles, grosores y materiales constitutivos se traducen en un amplio catálogo de posibilidades. La elección del dibujo o su combinación puede resultar una tarea pesada, lo cual va a resultar más fácil para una persona especializada en decoración. 

Es posible elegir entre varios tipos: el papel gofrado el más simple, el vinílico, por su parte, es uno de los más resistentes, mientras que los que incorporan una base textil permiten obtener diversos grosores y tramas. Un tipo u otro van a escogerse en virtud de la funcionalidad deseada y en dependencia de las características de la pared donde va a ser aplicado. El precio, según lo ya dispuesto y la decoración que presente, puede variar entre un mínimo de 1,50 €/m2 y un máximo de 18 €/m2 

Por otro lado, la inserción de vinilos decorativos puede ser interesante para estancias infantiles, salones, pasillos, baños y cocinas. Además de aquellos basados en fantasía y otros repertorios artísticos, existe la posibilidad de incorporar vinilos que imitan revestimientos de piedra natural, vegetación o, incluso, baldosas hidráulicas, los cuales se puede localizar a partir de 8 €. 

Mobiliario

Como hemos comentado, parte del servicio de decoración incluye la búsqueda y compra de muebles, lámparas y otros adornos decorativos. En ocasiones podría ser conveniente optar por mobiliario realizado a medida y, otras veces, una solución sostenible podría pasar por restaurar elementos ya existentes. En estos casos puede ser útil que el o la profesional recurra a servicios de carpintería y ebanistería de confianza. 

El precio de restaurar un mueble puede ir desde los 150 € que podría costar una cajonera, a los 750 € de media que podría suponer recomponer y tapizar un sofá de corte clásico. Realizar un mueble de calidad media para el hueco de una escalera inferior a tres metros de longitud puede tener un precio aproximado de 800 €. 

Lacado de puertas y muebles

Una opción que nos permitirá reutilizar algunos muebles es el lacado, aplicable también a las puertas. La función de la laca es cubrir las imperfecciones, una vez tratadas, permitiendo obtener un aspecto renovado y luminoso. El precio medio de lacado de una puerta es de 120 €, mientras que el precio de lacar un mueble suele ser algo superior.

Tendencias

Con el paso del tiempo puede advertirse una evolución en los estilos de interiores que tiene mucho que ver con las tradiciones y la historia de cada lugar y las tendencias artísticas del momento. Aunque muchas veces encontramos estilos estandarizados, otras veces pueden evidenciarse marcadas tendencias que nos hablan de unos orígenes concretos. 

Estilo nórdico

Haciendo su aparición en 1950, el estilo nórdico incorpora colores claros o neutros y elementos de la naturaleza en zonas con pocas horas de luz. Busca crear espacios amplios, cómodos y ambientalmente integrados con el exterior a partir de referencias a elementos naturales, como madera, lana, pieles, o los tejidos estampados propios de las diferentes culturas tradicionales.

Una mesa baja de madera maciza parte de un precio de 200 €, una estantería del mismo material con forma irregular, combinada con cristal u otros elementos, se encuentra desde 70 €, mientras un sofá tres plazas de color neutro y líneas rectas puede comprarse a partir de 350 €. 

Estilo minimalista

Como se ha mencionado anteriormente, podemos encontrar estilos con características similares. Así, coincidiendo con el estilo anterior, los colores blancos, grises y neutros predominan en la decoración minimalista para crear efectos de amplitud en las habitaciones. De la mano con su estética sencilla, la funcionalidad es una pauta de este tipo de diseños, que busca aprovechar al máximo las estructuras y los materiales. La filosofía es clara: menos es más. La idea general es simplificar todo lo posible los espacios en busca de un equilibrio. Se presta especial atención a texturas, materiales, luminosidad y líneas, favoreciendo el contraste. La paleta de color suele tender al monocromatismo.

Estilo rústico

Apropiado para espacios que buscan evocar lo rural o integrarse en ambientes naturales, también conocido como estilo country, combina elementos de materiales naturales como el barro, el mimbre y la piedra. De esta manera, colores cálidos armonizan con tonalidades azules y estampados con motivos vegetales y tejidos toile de jouie. 

Instalar una puerta corredera de madera de pino de corte rústico tiene un precio medio de 400 €. Para la decoración puede recurrirse a mercados de antigüedades, donde es fácil y económico localizar herramientas y utensilios, jarrones, etc. 

Estilo vintage

El término vintage se utiliza para referirse a aquellos objetos que han sobrevivido al menos veinte años tras su creación. El origen deriva del sector vinícola, desde el cual se ha extrapolado para referirse a todo producto antiguo de calidad. Se trata de objetos originales, que fueron diseñados y fabricados en su época. Entre los repertorios suelen encontrarse los muebles de cocina de color pastel con acabados curvos, propios de los años sesenta, que combinan bien con revestimientos parietales estampados. Estos muebles pueden encontrarse en el mercado de segunda mano por un precio medio de 160 €, si bien suelen necesitar de una reparación que supondría un coste añadido, o adquirirse ya restaurados a un precio superior. 

Retro

Cuando la inspiración del diseño es antigua pero su concepción y fabricación es moderna, hablamos de estilo retro. Es común encontrar combinaciones atrevidas entre objetos de diferente color y forma, y líneas geométricas. Los muebles tapizados de skay, las mesas de madera y cristal, las lámparas modernistas o el uso de alfombras en contraste con colores primarios suelen coincidir en estos escenarios. 

Un sofá de tipo chesterfield de tres plazas puede tener un precio muy variable en función de su tamaño, marca y calidad, entre 400 y 1800 €. Por otro lado, una butaca de corte retro puede variar entre 100 y 550 €, mientras que una mesa de comedor de tamaño mediano se localiza a partir de los 130 €.

Estilo industrial

Este estilo surgió en el ambiente de jóvenes artistas neoyorquinos que a mitad del siglo pasado comenzaban a instalarse en espaciosas fábricas abandonadas. La decoración que rememora lofts y espacios de construcción urbana rehabilitados tiende a las líneas rectas, los espacios amplios y a la inserción de elementos (tuberías, conducciones...) que normalmente quedan ocultos y que aquí se dejan al descubierto. Paredes de ladrillo y espacios desnudos combinan con elementos de corte industrial, hierro y hormigón.

Una lámpara de suspensión para cocina de aspecto similar a las utilizadas en las fábricas tiene un precio de entre 129 y 245 €, mientras una cajonera metálica de tamaño mediano puede alcanzar los 200 €. 

Japandi

Se trata de un híbrido que une estilos orientales y occidentales. Los detalles minimalistas se alternan con rojos, dorados y motivos florales propios de la tradición asiática. Se busca realzar la cultura del feng shui y la interpretación occidental del shintoismo y el budismo. Materiales como el bambú y el ratán, así como las telas lisas se alternan con representaciones ligadas a la esfera espiritual. 

Un banco de ratán y bambú puede superar los 300 €, mientras una mecedora elaborada en estos mismos materiales puede ver reducido el precio a la mitad. Baúles y bandejas se encuentran en diferentes tamaños, pero generalmente tienen un precio muy accesible, inferior a 50 €.

Las esculturas decorativas pueden encontrarse en un amplio rango de precios, aunque lo normal es que superen los 30 €/u. 

Ambientación de tipo étnico

En conexión con el anterior, existen toda una serie de estilos decorativos que encuentran en las culturas árabes, sudamericanas y africanas su fuente de inspiración. Algunas tendencias vienen marcadas por un pasado colonial que se preocupa por localizar piezas características de culturas exóticas. Propio de estos elementos es el uso de maderas tropicales como teca, ipé, sándalo o ébano, combinándolo con mimbre, ratán y otras materias primas propias de los diferentes ámbitos geográficos. 

En estas ambientaciones son frecuentes las máscaras africanas o las fotografías enmarcadas de animales que normalmente decoran paredes lisas y tienen un precio muy moderado. Cojines con decoración vegetal y lámparas con arabescos son, igualmente, algunos de los elementos más accesibles, los cuales se encuentran a un precio de entre 10 y 60 €. 

Entre los elementos de valor moderado se encuentran biombos y aparadores, teniendo estos últimos un precio medio de 250 €.

Estilo mediterráneo

La influencia del Mediterráneo se deja ver en el impacto de la luz natural y la reminiscencia del ambiente costero. Los elementos artesanales son una parte característica de este tipo de decoración, en especial los que están hechos de mimbre, hierro, barro y vidrio. 

Un conjunto de sillas y mesa de jardín de forja, ideal para desayunar al aire libre, tiene un precio medio de 150 €. Una alfombra de yute para la zona central de un salón puede adquirirse desde 95 €. Los precios más elevados se destinan a los repertorios de mimbre, como las lámparas de gran tamaño que fácilmente van a superar los 200 €, mientras los precios más sostenidos se localizan en objetos decorativos de corte naútico, a partir de 10 €.

¿Buscas decoración de interiores para tu próximo proyecto?
Ahora que tienes una idea de los precios, ¡vamos a encontrar profesionales cerca de ti!

¿Cómo sabemos estos precios?
Todos los años, miles de personas buscan profesionales en Zaask para sus proyectos. Monitorizamos los presupuestos de los profesionales y compartimos esa información contigo.
25k Proyectos mensuales
+400k Presupuestos presentados
15k Profesionales que han dado presupuestos