Cuánto cuesta un servicio de pintura de interiores en Zaask 400€ - 1600€

Precios basados en la media nacional

La pintura de interiores es una de las formas más fáciles y económicas de renovar un piso, una casa o una oficina, ya que la pintura nueva refresca enormemente los ambientes. Puede que necesites pintar porque estás haciendo una reforma general y la pintura acompaña el resto de las modificaciones, pero también puedes optar por hacer este trabajo para mantener los interiores en buenas condiciones. Si bien es usual habituarse a los desperfectos y a las manchas que van apareciendo con el tiempo en las paredes, al pintar vemos cómo el ambiente cambia completamente y nos damos cuenta de lo mucho que hacía falta una renovación de pintura, por lo que es aconsejable hacerlo con relativa periodicidad. Evidentemente, también puedes necesitar un servicio de pintura para una construcción nueva.  

Sea cual sea tu motivación, debes saber que la pintura de interiores no se limita solamente a las paredes, sino que puede incluir los techos, los marcos de las ventanas o las puertas, así como acabados y arreglos específicos, según lo que sea necesario en cada caso. La mayoría de los pintores y pintoras de interiores a su vez se dedican a pintar muebles u otros elementos de la vivienda, por lo que también puedes solicitar estos servicios.

Varios factores pueden afectar el coste total de un servicio de pintura de interiores. El precio medio de este trabajo es de es de 875 €, pero esta cifra puede oscilar entre los 400 € y 1600 € dependiendo de la superficie a intervenir, de la calidad y el tipo de materiales utilizados, de las condiciones del lugar o la complejidad del trabajo, entre otras cosas. Por ello, si quieres calcular con más exactitud cuánto puede costarte pintar, lo mejor es analizar cada variable por separado.

Superficie

La cantidad de m2 que tienes que pintar es un factor determinante para calcular el coste total del servicio de pintura de interiores. De hecho, muchos pintores y pintoras profesionales presupuestan su trabajo fijando una tarifa por m2, que actualmente puede ir de los 3,5 € a los 9 €, pero el precio más habitual está entre los 4,5 € y 5,5 €. Para analizar los factores que pueden modificar el coste del m2 es preciso diferenciar las dos variables principales que comprenden estos precios: el coste de los materiales, que incluye la pintura, pinceles y cualquier otro material utilizado, y el coste de la mano de obra.

Calidad de la pintura

Para que puedas hacerte una idea del rendimiento de la pintura, un litro de látex o pintura al agua cubre unos 10 m2 y puedes conseguirla desde un precio tan bajo como 3 € hasta unos 50 €, aunque la gran mayoría de las marcas se sitúan entre los 5 € y 15 €. La amplitud de precios se debe a que el coste de un balde de un litro varía enormemente según la calidad y el tipo de pintura.

Si bien la calidad de la pintura que elijas va a depender de tu presupuesto, lo aconsejable para la mayoría de los casos es no comprar las más económicas. En primer lugar, porque las pinturas muy baratas por lo general están diluidas y probablemente tengas que utilizar más litros para pintar la misma superficie. Además, en muchos casos implica tener que hacer capas extra, ya que de otro modo aparecen desperfectos o pueden verse reminiscencias de la pintura anterior, por lo que terminarás gastando en mano de obra lo que te habías ahorrado en pintura, y con un resultado de calidad inferior.

Es segundo lugar, hay que tener en cuenta que la pintura de mala calidad se deteriora con mayor rapidez, resiste menos la humedad y el sol directos, y puede descascararse con facilidad, aunque también es cierto que el deterioro dependerá en gran medida de las condiciones del lugar. Por ello, lo ideal no es comprar la pintura más cara del mercado, sino consultar con los o las profesionales que contrates para que te indiquen cuál es la calidad de pintura apropiada para tus interiores, ya que podrán asesorarte correctamente al conocer las características del lugar.

Tipo de pintura

Además de la calidad, el precio de la pintura también puede variar según el tipo de pintura que utilices. Lo usual es que se emplee látex o una pintura al agua de precio estándar para las paredes de los interiores, y pinturas de mayor calidad para las puertas, las ventanas o los muebles.

En algunos casos puede utilizarse esmalte sintético o pintura al aceite para los marcos de las ventanas o para las paredes de la cocina, por ejemplo, ya que se trata de zonas más expuestas a la humedad que requieren de mayor protección. El esmalte no solo es más resistente, sino que también es lavable, lo cual resulta particularmente útil en la cocina. Este tipo de pintura suele ser más cara que el látex, ya que una marca y calidad intermedia de esmalte ronda los 15 € o 20 € por un balde de un litro. Como contrapartida, la mayoría de las pinturas al aceite tienen un rendimiento algo superior al látex: con un litro se puede cubrir una superficie de 13 m2 aproximadamente.

Asimismo, en el mercado hay todo tipo de pinturas con efectos o características específicas. Actualmente está muy de moda la pintura con efecto tiza, especialmente para los muebles, que brinda un aspecto de época muy atractivo. También son comunes las pinturas con efecto arena, que otorgan una textura de granulado a las paredes, las pinturas efecto mármol, que simulan la superficie de este material y crean ambientes muy sobrios y elegantes, y las pinturas efecto óxido o metalizado, idóneas para los ambientes modernos y para contrastarlas con pinturas lisas.

Como es de esperar, las pinturas que tienen estas características en todos los casos tienen precios más elevados que las pinturas tradicionales. Algunas no difieren mucho de un látex promedio y rondan los 8 € o 10 € por litro, mientras que las marcas más caras pueden llegar a los 50 €.

Textura de la pared

Por último, el coste total de la pintura puede variar según la textura de las paredes. Si tus interiores tienen relieves o texturas diversas van a requerir más cantidad de pintura para una adecuada cobertura de la superficie.

Del mismo modo, si tus paredes son lisas, pero tienes la intención de aplicar una textura en el momento de pintar, también vas a necesitar más cantidad de pintura. La forma más utilizada para lograr una textura es el gotelé, una técnica que consiste en esparcir sobre la pared pintura espesa, sin diluir, de modo que con la misma pintura se logra la aparición de gotas o grumos en la superficie, que producen un efecto rugoso. Se trata de una excelente opción si la pared tiene pequeños desperfectos o si está muy expuesta a la humedad, ya que el gotelé brinda una gruesa capa protectora y tiene la ventaja de disimular mejor las irregularidades y las manchas de humedad. Aplicar esta textura en las paredes tiene un precio promedio de 9,5 € por m2.

Otros materiales

Además de la pintura, se necesitan todo tipo de materiales para pintar los interiores. En primer lugar, se requieren elementos para la preparación, como plásticos o papeles, cinta adhesiva, y lonas para proteger los suelos o los muebles. En segundo lugar, se necesitan ciertos productos para realizar el trabajo de pintura, tales como pinceles, aguarrás, rodillos, baldes para mezclar la pintura, y equipamiento como escaleras o andamios, en algunas ocasiones.

Lo usual es que el coste de los materiales sea proporcional a la superficie que se tenga que pintar, pero también puede haber distintas condiciones que ocasionen la necesidad de mayor cantidad de productos o elementos específicos. Por ejemplo, si hay que pintar techos o paredes de mucha altura, si se tienen que pintar diferentes tipos de paredes para las que deben usarse diferentes brochas, o si deben realizarse gran cantidad de detalles que impliquen el uso de pinceles de distintos tipos y tamaños, es probable que aumente el coste de los materiales.

Mano de obra

El otro aspecto fundamental en el presupuesto es el coste de la mano de obra. Este también varía según la cantidad de m2 que se tengan que pintar: la regla general es que, cuanto mayor sea la superficie, mayor será también el coste de mano de obra.

No obstante, lo usual es que los pintores y pintoras tengan una tarifa mínima por trabajo, por más que sea un trabajo menor, por lo que el precio por m2 puede ser muy alto si, por ejemplo, solo quieres contratar el servicio de pintura del baño. Del mismo modo, es probable que la tarifa por m2 disminuya si el trabajo supone pintar grandes superficies, como toda una casa, un edificio o un conjunto de oficinas. Por lo tanto, siempre es recomendable que solicites en una misma contratación la pintura de todos los interiores que deseas pintar.

Trabajos previos

Antes de iniciar con el trabajo de pintura es muy probable que se tengan que realizar una serie de tareas previas de diversa índole y que incluso sea necesario hacer algunos arreglos. Estos últimos pueden incluir eventuales reparaciones de humedades, perforaciones o grietas, por ejemplo, que a menudo implican lijar, colocar pasta para rellenar los desniveles y volver a lijar.

Si, por ejemplo, las paredes tienen gotelé y quieres quitarlo para que las superficies queden nuevamente lisas, ten en cuenta que el coste de quitar el gotelé oscila entre los 7 € y 12 € por m2. Evidentemente, a esto tendrás que sumarle el coste de la pintura de interiores, ya que estos precios orientativos contemplan solo el trabajo de mano de obra previo a la pintura.

También puede ser necesario remover el papel de la pared, lo cual suele ser apenas más económico que el trabajo de quitar gotelé. No obstante, en estos casos puede que la pared quede muy dañada tras haber retirado el papel y que sea necesario colocar pasta antes de lijar y pintar nuevamente, por lo que el coste total puede estar también entre los 7 € y 12 €.

En definitiva, el trabajo previo a la pintura variará según el caso, pero la complejidad y el tiempo que requieran las tareas que se han de realizar provocarán variaciones en el coste final.

Además de los arreglos en circunstancias específicas, en todos los casos la pintura requiere de cierta preparación, como desplazar el mobiliario, proteger todas las superficies con plásticos o telas, o los bordes de las ventanas y puertas con cinta adhesiva, y lijar y colocar protector en las paredes. Lo usual es que estos servicios estén incluidos en el presupuesto, así como el coste de los materiales utilizados en la etapa de preparación, pero puede que no sea así en algunos casos y que tengas que realizar algunas tareas menos cualificadas como la protección de las superficies.

Complejidad

Si bien el coste de la mano de obra suele variar principalmente según la superficie a pintar, también es probable que aumente o disminuya dependiendo de la complejidad del trabajo. Si los interiores tienen gran cantidad de rincones, intersticios o superficies muy pequeñas que requieren de un trabajo artesanal con pincel, probablemente el coste sea más alto que si se trata de una gran pared lisa que puede pintarse fácilmente con un rodillo.

También implican un nivel de complejidad mayor los techos de mucha altura. Si este es tu caso, los pintores o pintoras que hayas contratado probablemente tendrán que traer equipamiento específico, que pueden ser escaleras de gran altura o incluso andamios. Además, es probable que en estos casos una sola persona no sea suficiente, sino que se requiera la mano de obra de, como mínimo, un o una ayudante que asista a la persona que está pintando. Evidentemente, es probable que tanto el equipamiento específico como la cantidad de profesionales trabajando complejicen el trabajo y, por lo tanto, provoquen variaciones en el coste total del servicio.

Desplazamiento

Lo usual es que el desplazamiento hasta el local, la casa o el apartamento que se va a pintar no se considere específicamente en el momento de elaborar el presupuesto, pero esto puede cambiar si se trata de distancias muy grandes. Por ello, lo recomendable es contratar a profesionales de tu región, pero si los servicios de pintura son requeridos en un lugar muy alejado de los centros urbanos o en un sitio de difícil acceso, es probable que ello implique un aumento en el coste final de los servicios. Este aumento puede ser aún mayor si además es necesario desplazar equipamiento de gran tamaño.

Limpieza final

Aunque parezca un aspecto menor, la inclusión o no de una limpieza final y el grado de minuciosidad que esta tenga son tareas fundamentales en la pintura de interiores y pueden implicar variaciones en el coste total. Por más que se hayan protegido las superficies, no es inusual que aparezca alguna mancha de pintura en el suelo, que las lonas protectoras se hayan movido ligeramente o que se tenga que corregir alguna mancha a último momento. 

Por ello, lo mejor es que se haga la limpieza inmediatamente después de haber realizado el trabajo de pintura, ya que de este modo las manchas de pintura estarán más frescas y será más fácil quitarlas. Además, los elementos utilizados para pintar y las pinturas aún estarán a mano por si hace falta arreglar algún detalle, y el ambiente despejado permitirá una mejor visibilidad, lo cual será útil para percibir irregularidades. 

El precio de la limpieza oscila entre 8 y 25 €/h. 

Recomendaciones

Dado que el servicio de pintura para interiores, especialmente si incluye la pintura de paredes muy altas o del techo, puede ser una actividad de riesgo, es muy importante que tomes medidas para preservar la seguridad de los y las profesionales que trabajan para ti. Por ello, lo mejor es que tanto si te contactas con una empresa como si te relacionas directamente con los pintores o pintoras, contrates a personas que se dediquen a la pintura de forma profesional y que cuenten con los seguros correspondientes. Al hacerlo, además de cuidar la integridad de quienes trabajan en tu vivienda, local u oficina, evitas posibles accidentes producto del desconocimiento o la inexperiencia, y problemas legales en el caso infortunado de que ocurriera algún incidente.

También es recomendable pedir distintos presupuestos y consultar con diferentes profesionales y empresas que se dedican a la pintura de interiores para poder comparar precios. Puedes preguntarles, además, si su presupuesto incluye el trabajo de preparación y protección de las superficies y una limpieza final, así como si están disponibles en las fechas que necesitas y en qué periodo de tiempo pueden tener el trabajo concluido, de modo que puedas ir descartando las opciones que no se ajustan a tu calendario o a tus necesidades.

Por último, asegúrate de tener en cuenta las valoraciones y leer los comentarios de clientes y clientas anteriores, ya que la experiencia de otras personas puede ser muy valiosa para ayudarte a encontrar a los o las profesionales indicados.

¿Buscas pintura de interiores para tu próximo proyecto?
Ahora que tienes una idea de los precios, ¡vamos a encontrar profesionales cerca de ti!

¿Cómo sabemos estos precios?
Todos los años, miles de personas buscan profesionales en Zaask para sus proyectos. Monitorizamos los presupuestos de los profesionales y compartimos esa información contigo.
25k Proyectos mensuales
+400k Presupuestos presentados
15k Profesionales que han dado presupuestos