Cuánto cuesta un servicio de pintar una fachada en Zaask 10€ - 35€ /m2

Precios basados en la media nacional

La pintura es uno de los recursos más habituales para recubrir muros exteriores. Puede aplicarse sobre paramentos con terminaciones en hormigón, ladrillo, mortero, etc. La pintura, más allá de constituirse como la cara visible de un inmueble, ayuda a proteger la estructura de condiciones climáticas adversas y humedad. 

El coste promedio de pintar una fachada es de 15 €/m2, siendo probable que el precio total oscile entre los 10 €/m2 y los 35 €/m2. El valor puede variar dependiendo de la calidad de los materiales empleados, de la necesidad de preparar la pared antes de pintarla o de la forma y los recursos empleados para acometer los trabajos (colocación de andamios,  desplazamiento vertical, maquinaria…). También dependerá de la forma de tarificar, ya sea por hora o teniendo en cuenta otros parámetros, como el tamaño total de fachada. 

Periodicidad

Lo más común es que las fachadas sean pintadas con una frecuencia que varía entre tres y cinco años, dependiendo principalmente de la antigüedad del inmueble. No obstante, existen causas que pueden determinar una actuación más o menos temprana, como podría ser la exposición a una alta concentración de contaminación en zonas muy transitadas por vehículos, ambientes lluviosos o húmedos, utilización de materiales de poca calidad, aparición de deterioros o patologías imprevistas, e incluso, por daños derivados de actos vandálicos. 

Problemas comunes

Entre las principales afectaciones que motivan la limpieza, reparación y renovación de pintura de la fachada de un inmueble encontramos las siguientes: 

    • Acumulación de suciedad. Con el paso del tiempo, las paredes exteriores pierden paulatinamente su color, en parte, por la acumulación de polvo y polución. 
    • Afloración de microorganismos. Además de afear la apariencia exterior de un edificio, la presencia de afloraciones puede afectar a las capas de protección del mismo. Así, por ejemplo, los hongos atacan a la composición química que constituyen pinturas y capas protectoras plásticas, mientras los líquenes aprovechan la porosidad para formar costras o placas que van erosionando la superficie. 
    • Humedades y filtraciones de agua. Cuando el revestimiento de un edificio no se encuentra en buen estado es propenso a sufrir humedades y filtraciones que pueden derivar en problemas más serios. 
    • Manchas de sal. Se debe a la presencia de los minerales presentes en los materiales con que se ha llevado a cabo el propio revestimiento. Estos, ante determinadas condiciones ambientales, salen al exterior en forma cristalizada. 
    • Grietas, fisuras y desprendimientos. La presencia de este tipo de desperfectos suponen un riesgo para la estructura, por lo que conviene que sean solucionados lo antes posible para evitar que el mal vaya a más.
    • Cuarteado. La fragmentación de la capa pictórica puede deberse a fallos en la aplicación de la misma o a la susceptibilidad del tipo de pintura aplicada ante cambios bruscos y continuos de las temperaturas. 
    • Porosidad y adherencia. El exceso o déficit de porosidad puede dar problemas a la hora del agarre de la pintura. Estos problemas suelen solucionarse con una buena imprimación. 
    • Aislamiento deficiente. La pintura puede ayudar a aislar térmicamente una vivienda. Si se evidencia que este es insuficiente, renovar la capa pictórica puede ayudar a solventar la situación.

 

Responsabilidad ciudadana

Los propietarios de un edificio son los responsables de su estado de conservación, siguiendo lo expuesto en el artículo 10 de la Ley de Propiedad Horizontal. La comunidad de propietarios o los particulares de propiedades individuales están obligados a mantener en buen estado sus inmuebles con el fin de reducir posibles daños a viandantes y residentes ante posibles desprendimientos. Su limpieza y decoro está, incluso, regulada con matices en las ordenanzas de determinados municipios. 

Comunidad de vecinos 

Si el inmueble pertenece a una comunidad de vecinos, para alterar una parte de la fachada, como puede ser un balcón, es necesario obtener la autorización de la misma, según dicta la Ley de Propiedad Horizontal. Esta autorización debería ser fácil de conseguir si no se altera la seguridad del edificio, su estructura general, su configuración o perjudique los derechos de otros propietarios.

No obstante, todas las obras relacionadas con el mantenimiento de la fachada son sufragadas por la comunidad de vecinos. Por ello, los presupuestos han de someterse a votación antes de aceptarse e, incluso, detalles como el color que van a tener los paramentos habrán de ser tenidos en cuenta en la sesión. 

Licencias

El pintado de fachadas de un edificio así como las actuaciones en balcones, persianas y puertas exteriores, son obras menores que requieren de licencia pero que no siempre están sujetas al pago de tasas. Esta circunstancia, como veremos, va a depender mucho de cada ayuntamiento.

De un lado, tendremos que tener en cuenta la necesidad de cursar una licencia de obra menor por medio de una solicitud normalizada, que en algunos ayuntamientos ha pasado a ser una simple comunicación. Esta licencia es la que se otorga cuando no tiene cabida una modificación de elementos estructurales. En realidad, el tipo de licencia a solicitar va a estar condicionada por algunas variables como la necesidad de instalación de andamios o el hecho de que la vivienda o inmueble sea un edificio protegido, lo cual será comentado más adelante. 

En cualquier caso, para la obtención de un permiso de obra menor, el ayuntamiento va a requerir de documentación precisa, como datos identificativos, fotografías, un plano de situación del edificio, un presupuesto desglosado, una memoria de las actuaciones a realizar o proyecto básico donde se indique además la propuesta cromática, un estudio de seguridad, etc.

Esta licencia municipal puede llevar aparejada una tasa por prestación de servicios urbanísticos que comprende el trabajo administrativo para su tramitación. No suele ser una licencia cara, normalmente cuesta menos de 50 €, e incluso es posible encontrar con frecuencia exenciones de estas tasas municipales aplicables a trabajos de pintura y rehabilitación de fachadas, con el ánimo de promover la práctica. Así ha sucedido en los últimos años, por ejemplo, en las localidades de San Fernando, El Puerto de Santa María o Irún. Otro ejemplo sería Pamplona, que aplica una tasa simbólica de 6,75 €.

En segundo lugar, existe el Impuesto de Construcciones Instalaciones y Obras (ICIO) que se corresponde con un porcentaje establecido entre el 4 y el 7% de la base imponible del presupuesto del procedimiento.

Dependiendo del caso, entre los requerimientos podría ser necesario sumar el coste de la realización de un proyecto básico visado por un colegio oficial o de un estudio de seguridad. 

Licencia de ocupación de la vía pública 

Cuando hay que instalar contenedores o andamios en la calle, será preciso tramitar una autorización específica que también conlleva un coste variable. Así mismo, para el segundo caso, habrá que aportar la documentación establecida en las ordenanzas, como puede ser un plano de la zona viaria a ocupar, con medidas, detalles y zonas de paso establecidas para peatones, memoria que describa el sistema de montaje de los andamios, plazo estimado de permanencia de la instalación, homologaciones, etc. La empresa contratada se encargará de presentar esta documentación junto con el resto de trámites, en caso de ser necesario.

Edificios patrimoniales

Algunos edificios pueden estar catalogados con un grado de protección especial por sus propias características histórico-artísticas, o por hallarse en zonas declaradas Bien de Interés Cultural (BIC). Cada ayuntamiento define en su catálogo de bienes protegidos del Plan General de Ordenación Urbana los edificios y zonas que cuentan con esta distinción, según una serie de niveles. 

En estos casos, la administración local da las instrucciones a seguir. Así, por ejemplo, en Baza, los edificios ubicados en zona declarada han de ser pintados según unas tonalidades establecidas en una ordenanza de obligado cumplimiento.

Un profesional experto en este campo va a acometer los trabajos con todas las garantías y encargarse de la tramitación de las licencias y autorizaciones necesarias también desde el órgano de cultura competente.

Puesto que en estos casos existen un mayor número de limitaciones en las actuaciones, y las técnicas y materiales a emplear pueden ser más específicos, el precio de las actuaciones por m2 en estos edificios podría ser más alto. 

Locales comerciales 

Además de los permisos municipales antes mencionados y según lo dispuesto en el artículo 17 de la Ley de Propiedad Horizontal, conviene que antes de pintar la fachada de un local, la actuación sea también aprobada por la comunidad de vecinos, pues implica una modificación de los elementos comunes. No obstante, según indican sentencias recurrentes en este sentido, suele existir cierta flexibilidad en este campo cuando la aprobación no es unánime. 

Estudio analítico

Pintar la fachada requiere de un análisis con carácter previo del estado de los paramentos del edificio. Para conocer el estado en que se encuentra la fachada, se cuenta con el estudio de un o una profesional de la arquitectura o la ingeniería de nivel superior o técnico. Los y las profesionales revisan los posibles problemas existentes en la pared y plantean las actuaciones necesarias para su reparación y preparación antes de aplicar la pintura. 

¿Qué es la ITE?

Los inmuebles de más de 45 años están obligados a pasar la Inspección Técnica de Edificios que deberá ser realizada por los mismos profesionales anteriormente mencionados. Este estudio tiene un coste medio de contratación de aproximadamente 450 €, que puede variar según las características del edificio. El objetivo del mismo es detectar y subsanar deficiencias de cierta entidad. 

Profesionales homologados

La empresa y los profesionales que realicen las reparaciones y las labores de pintura deben disponer de todos los seguros de responsabilidad civil y permisos determinados por la legislación vigente, así como contar con profesionales cualificados para realizar trabajos en altura. Este aspecto ha de ser constatado por la comunidad de vecinos o los propietarios que van a contratar el servicio, pues su incumplimiento implicaría responsabilidad también para el contratante. 

Preparación de las superficies

Una vez confeccionado el proyecto técnico y obtenidas las licencias correspondientes por parte del ayuntamiento, puede iniciarse la actividad estableciendo, en primer lugar, todos los elementos de seguridad. 

Las tareas de preparación hacen frente a las situaciones antes planteadas. Este procedimiento va a determinar el buen aspecto y conservación de la fachada una vez pintada, de modo que cuanto mejor se realice, más tiempo perdurará en buen estado. Para ello se procede a una limpieza según el sistema más conveniente para cada caso. Es posible elegir entre un simple cepillado, una limpieza química con disolventes o un sistema más específico como es el microchorreado. A continuación, se lija la superficie para eliminar las capas de pintura en mal estado existentes y las posibles afloraciones, y se rellenan y sellan con masilla de exterior u otros materiales especiales los orificios o grietas presentes, para luego reintegrar los desprendimientos. Las masillas elásticas resisten bien los cambios de temperatura, siendo las más adecuadas para estos casos. Además, la colocación de mallas de fibra y grapas pueden ayudar a que las fisuras no reaparezcan.

El valor por m2 de estas actuaciones, incluyendo la limpieza de la fachada con agua a presión, asciende a una media de 25 €. Si la fachada necesita mucha preparación, será más conveniente contratar a una empresa que establezca sus precios por área total y no por hora, ya que las tareas de preparación demandarán mucho tiempo.

Área total (m2)

Antes de solicitar presupuestos a los y las profesionales que se ocuparán de pintar una fachada, hay que asegurarse de medirla del modo correcto. Para saber el área de superficie que ocupa. Mide su altura y su anchura, y multiplica ambos parámetros. Así podrás saber la cantidad de metros cuadrados que tiene la pared, con la intención de obtener un presupuesto más preciso.

Conocer este número te permitirá estimar la cantidad de litros de pintura que se necesitarán para pintar una fachada y el tiempo requerido por los y las profesionales para realizar el trabajo, factor que también impactará en el coste final del proyecto. 

Como ejemplos y a grandes rasgos, podemos decir que el precio medio de pintar la fachada de una casa individual o un chalet, calculado por área, puede variar entre 1000 y 2000 €, mientras que pintar un edificio de pisos puede llegar a costar hasta 25 000 €.  

El coste de la pintura y de otros materiales como pinceles, brochas y rodillos, suele estar incluido en el presupuesto que se realiza a partir del área total sobre la que se debe trabajar. La mayoría de las empresas que ofrecen este servicio optan por esta modalidad para establecer sus tarifas.

Tarifa por hora

Otra forma de tarificar un servicio de pintura de fachadas es hacerlo por hora. Los y las profesionales que realizarán el trabajo inspeccionarán la fachada y harán un presupuesto ajustado a la cantidad de horas requeridas para completar el encargo. Según la complejidad del trabajo, a veces es necesario contar con la mano de obra de dos o más personas. En caso de que el proyecto en cuestión tenga una gran magnitud, la tarifa por hora será proporcional a la cantidad de trabajadores y trabajadoras que participen en el mismo.

En este modelo tarifario, el coste de la pintura y de otros materiales necesarios no suele estar incluido.

Equipos y medios

Los equipos o instalaciones que se van a utilizar para intervenir la fachada pueden tener un impacto en el presupuesto. Por lo general, los trabajos en vertical con arneses de seguridad suelen ser más económicos que la colocación de andamiaje, ya sea fijo o colgante. Los sistemas de elevación motorizada suelen utilizarse de forma complementaria, lo cual ahorra tiempo y ofrece seguridad. El coste de un sistema fijo de andamiaje puede oscilar entre 12 y 18 €/m2.

Revestimientos

Los materiales utilizados en el revestimiento original van a determinar en buena parte los costes de las actuaciones de reparación y pintura. Si el revestimiento es de mortero de cemento, las reparaciones suelen comportar poco esfuerzo, interviniendo en las zonas con desprendimientos, y su coste suele ser menor.  

Para el caso en que sea necesario aplicar un mortero monocapa, la tarea exige picar el revoque antiguo antes de aplicar el nuevo, lo que puede suponer un aumento del precio de hasta 50 €/m2, en comparación con el mortero de cemento. 

A diferencia del cemento, el mortero monocapa incorpora componentes como áridos y fibras que ofrecen propiedades higrotérmicas a la fachada, pues aporta impermeabilidad y transpirabilidad. En principio, el mortero monocapa está pensado para que no sea necesario aplicar pintura sobre él, pues permite seleccionar entre texturas y colores para un acabado final. No obstante, algunos fabricantes y profesionales recomiendan aplicar unas capas protectoras de pintura.

Fijador 

Antes de pintar el muro, dependiendo de la pintura que vaya a ser aplicada posteriormente, se procederá a extender una capa de producto fijador o imprimación. Se trata de una capa que mejora la adherencia de la pintura alargando su consistencia en el tiempo. Además, aplicar esta capa ayuda a igualar la absorción de pintura en la superficie y reduce el consumo de la misma durante el acabado. 

Uno de los casos en que se recomienda encarecidamente el uso de fijadores es cuando el repinte tiene lugar sobre anteriores capas de pintura sintética o al aceite. 

Los productos fijadores vienen comercializados al agua en envases de diferentes tamaños. Un bote de 750 ml tiene un precio medio de 13 €, para lo que debe tenerse en cuenta que el producto será diluido en agua, según las indicaciones del fabricante, antes de su aplicación. 

Este paso es necesario en la mayoría de los casos, aunque hay pinturas, como aquellas especiales para goteras, que no requieren de su uso, pues en su lugar es posible aplicar la misma pintura diluida. 

Texturas y materiales

Las paredes lisas requieren de menos cantidad de pintura, mientras que pintar una fachada con paredes con textura demanda la utilización de más litros de producto. Además, cuando la fachada es muy porosa, conviene utilizar brochas de pelo duro y abundante de un ancho de entre 10 y 15 cm. Los rodillos de lana, igualmente, suelen dar buenos resultados a la hora de extender el producto. Su precio en el mercado oscila entre los 10 y los 20 € que cuestan los materiales más elementales comprados por unidad o en pequeños grupos, y los 450 € de media que podría costar un kit profesional completo. 

Tipos de pinturas para exterior

La cantidad de pintura que se deba utilizar impactará de modo directo en el coste del proyecto. Para la elección del producto se tendrán en cuenta las condiciones climáticas del lugar, pues un producto adecuado a unas circunstancias específicas supondrá una mayor permanencia en el tiempo. 

En el mercado es posible encontrar una gran variedad de pinturas, pero no todas son aptas para exteriores. Las cualidades que debe presentar una pintura para exteriores se resumen en resistencia, impermeabilidad, transpirabilidad, adherencia, elasticidad y fácil limpieza. 

Pintura vinílica y acrílica

Tanto las pinturas plásticas como acrílicas son utilizadas para exteriores. Se limpian y secan fácilmente y presentan buena resistencia a los rayos solares. El acetato de polivinilo es un aglutinante utilizado en las pinturas vinílicas, como ocurre con la pintura plástica y acrílica. Es lo que se conoce como pintura al látex. No requiere el uso de diluyentes y permite limpiar los instrumentos de trabajo con tan solo agua tibia. El precio de estas pinturas es, con diferencia, el más económico. 

Pintura elástica

Un ejemplo de ello son los recubrimientos elastoméricos o pintura elástica, que por sus propiedades elásticas permite impermeabilizar y recubrir superficies con pequeñas fisuras. Es un producto incoloro aplicable también a pinturas acrílicas. Pintar una fachada con este producto puede tener un precio medio de 14 €/m2.

Siloxano

De otro lado, la pintura de resina de silicona se caracteriza por formar una película microporosa que aisla del agua de lluvia sin impedir la eliminación de la humedad contenida en el interior. Es una buena solución antimoho y está indicada para climas húmedos y extremos. Su precio de aplicación se estima en unos 12 €/m2.

Silicato y caucho sintético

Esta misma característica aislante está presente en las pinturas de silicato potásico, cuya adherencia tiene lugar por medio de una reacción química, y también en las pinturas a base de resina de caucho sintético. Estas últimas pueden encontrarse en multitud de tonos y texturas variadas. Una particularidad es que viene utilizada especialmente en locales comerciales por su fácil limpieza ante graffitis. El precio de este tipo de pintura es algo superior al caso anterior y se estima en 15 €/m2.

La mayoría de estos tipos de pintura pueden aplicarse sobre hormigón, ladrillo y revoque clásico de mortero.

Consejos de aplicación

Antes de aplicar el fijador y la pintura, conviene proteger ventanas y zócalos con cinta de carrocero y usar mantas o plásticos para el pavimento. Perfilar los ángulos de las paredes, así como los marcos de las ventanas y las puertas con brocha ayudará a la posterior aplicación de la pintura con rodillo. Es recomendable iniciar el trabajo por las zonas más altas y dejar secar entre capa y capa el tiempo establecido por cada fabricante.

El mejor momento para pintar las fachadas es en temporada de primavera o verano en horas en que las temperaturas no sean extremas y no se esperen lluvias.

¿Buscas pintar una fachada para tu próximo proyecto?
Ahora que tienes una idea de los precios, ¡vamos a encontrar profesionales cerca de ti!

¿Cómo sabemos estos precios?
Todos los años, miles de personas buscan profesionales en Zaask para sus proyectos. Monitorizamos los presupuestos de los profesionales y compartimos esa información contigo.
25k Proyectos mensuales
+400k Presupuestos presentados
15k Profesionales que han dado presupuestos