Cuánto cuesta un servicio de abogado de familia en Zaask 200€ - 2700€

Precios basados en la media nacional
Chart
20030014502700

¿Cuánto cuesta contratar un abogado de familia?

El precio medio de contratar a un abogado o abogada de familia es de 500 €. No obstante, este valor puede variar habitualmente dentro de un rango de 200 € a 750 €, en procesos más simples, y entre 1500 y 2700 € para cuestiones de mayor complejidad. Generalmente los servicios jurídicos implican un coste elevado, que varía mucho en función del tipo de servicio que se requiera, así como de la manera en que sea cobrado.

¿Cuánto cuesta una consulta a un abogado de familia?

Si todavía no sabes si vas a requerir asistencia legal o si vas a iniciar un procedimiento judicial, puede ser conveniente establecer un primer contacto con especialistas en derecho de familia. Este servirá para que puedan orientarte acerca de los plazos, procedimientos, costes o cualquier otro asunto que sea de tu interés. 

Algunos abogados están de acuerdo en tener un primer encuentro para establecer una relación de confianza con sus clientes y conocer el caso. Esto se debe a que mantener buenas relaciones personales con tu abogado o abogada es muy importante en los procedimientos judiciales de familia. 

Puede que esta primera reunión sea gratuita. No obstante, es más habitual que se considere una consulta profesional y que tenga un coste fijo, que puede oscilar entre los 50 € y 200 €. En esta instancia, el abogado de familia va a evaluar la complejidad del caso, va a indicar cuáles son sus honorarios, que dependen en gran medida de la cantidad estimada de horas de trabajo, el coste de los procedimientos y los gastos judiciales asociados.  

Por lo tanto, hacer esta primera consulta puede ser muy provechoso, especialmente si no tienes formación jurídica. Además, si optas por contratar al abogado o abogada con quien realizaste la consulta, puede que obtengas algún descuento o que el coste de la consulta se incluya en los gastos totales de sus servicios.  

 

Abogado de familia precio

Servicios abogados de familia Precios
Primera consulta 50 € - 200 €
Proceso de divorcio 400 € - 2700 €
Divorcio de mutuo acuerto 200 €/cónyugue - 500 €/cónyugue 
Divorcio notarial 200 €/cónyugue - 350 €/cónyugue
Divorcio contencioso 800 € - 1900 €
Capitulación matrimonial  A partir de 200 €
Demanda judicial de paternidad o de custodia compartida A partir de 1500 €
Convenio regulador 400 € - 1000 €
Honorarios procurador 150 € - 350 €
Porcentaje sobre indemnización 8 % - 20 %
Extra por servicios fuera de su localización 100 € aprox.

 

Factores que influyen en el precio de abogado de familia

Para evaluar los presupuestos de abogados de familia, hay que tener en cuenta aquellos factores que influirán en el precio, como los conocimientos legales del o de la profesional, su área de especialidad, la ubicación del despacho y el modelo usado para establecer los honorarios.

1. Conocimientos legales

Los profesionales de derecho familiar deben contar con la preparación suficiente para debatir a nivel jurídico en un proceso de litigación oral o realizar los trámites necesarios en los tribunales de familia. Por este motivo, tanto la formación del abogado o abogada como su experiencia profesional son de gran importancia. 

Por lo general, aquellos abogados y abogadas que hayan estudiado en instituciones prestigiosas, o que hayan realizado especializaciones o formaciones específicas a lo largo de su carrera profesional, ofrecerán presupuestos por encima de la media. No obstante, si están respaldados por conocimientos y una amplia experiencia profesional, los honorarios elevados están plenamente justificados y terminan siendo convenientes. Es decir, suelen traducir en mejores soluciones y pueden implicar procesos judiciales más rápidos, aunque los plazos también dependen de factores externos.  

2. Tipo de procedimientos

El tipo de proceso para el que sean requeridos las abogadas y abogados de familia también influye en la tarifación del servicio. Estos profesionales se encargan de casos como:

  • testamentos, sucesiones y herencias familiares;
  • separaciones, divorcios, custodias de hijos e hijas, conflictos en torno a la patria potestad;
  • casos de tutelas y adopciones de menores;
  • cálculo y ejecución de pensiones alimenticias y económicas;
  • acuerdos para la separación de bienes, liquidaciones de ganancias y patrimonio conyugal;
  • casos de infidelidad y adulterio o situaciones de violencia familiar.

Dependiendo de las circunstancias y de las posiciones tomadas por los diferentes miembros de la familia, cada uno de estos casos puede suponer procedimientos más o menos complejos y, consecuentemente, intervenciones con mayor o menor coste

Para proponer algunos ejemplos ilustrativos, los procedimientos como los divorcios contenciosos o de mutuo acuerdo tienen un coste aproximado que oscila entre 400 € y 2500 €; las capitulaciones matrimoniales se tarifan a partir de 200 € y los procedimientos de división de herencia pueden alcanzar los 2200 €. Otros procesos, como la modificación de medidas de la sentencia judicial de divorcio, la demanda judicial de paternidad o la incapacitación judicial de un familiar son procesos que se tasan, por lo general, a partir de los 1500 €.

3. Honorarios del abogado de familia

Hay varios modelos de honorarios que pueden ser aplicados a la hora de fijar los costes del servicio de asesoramiento legal: fijos o estándar, por hora, de contratación y condicionales. También puede acordarse entre ambas partes la combinación de varios tipos de tarifas, de manera que se ajusten lo mejor posible a la situación de cada cliente. 

Por ejemplo, si se trata de un caso puntual que precise de poco seguimiento por parte del abogado o de la abogada, puede definirse un precio por hora de asesoramiento. Este valor es, en media, dee 50 €/h.

Si, por el contrario, es necesario una implicación más intensa, puede fijarse una tarifa de contratación y acordar honorarios condicionales, como la obtención de un porcentaje si la persona que solicita el servicio gana el caso, lo cual incrementará los costes totales. En este caso, el porcentaje sobre la indemnización no supera el tercio de su valor.

Por lo general, las tarifas de tipo fijo o estándar son aplicadas a procesos menos conflictivos en los que se puede hacer una previsión del trabajo que van a implicar para los y las profesionales. Por ejemplo, un divorcio notarial cuesta entre 200 y 350 € por cónyugue.

En ocasiones, también es posible que los propios abogados y abogadas soliciten un depósito inicial al comienzo del proceso, lo cual incrementará el gasto inicial. 

En la mayoría de los casos no se puede saber con certeza cuánto tiempo llevará exactamente cada caso, pero es importante solicitar un presupuesto inicial, aunque sea aproximado, para que puedas evaluar previamente los gastos que supone la contratación del servicio.

4. Ubicación

Otro factor a considerar en algunos casos en el cálculo de los costes es la localización de los y las profesionales, ya que puede llegar a incrementar el precio de manera significativa. Por ejemplo, no es lo mismo contratar a un abogado o abogada que viva en Madrid si tú vives en Madrid, o contratar a un abogado de Madrid si tú vives en otra ciudad. Si bien hay abogados que brindan asesoramiento online y pueden ser útiles para una consulta determinada, en la mayoría de los casos será más conveniente que contrates a alguien de tu misma zona. 

De otro modo, si es necesario que el o la profesional realice desplazamientos de larga distancia para acudir a reuniones o juicios, los gastos asociados suelen incluirse en los honorarios del abogado.  

 

Preguntas frecuentes sobre abogados de familia

¿Qué es un abogado de familia?

Las abogadas y abogados de familia son profesionales que se especializan en asuntos de derecho de familia. Pueden mediar en parejas separadas con hijos para determinar cuál de los progenitores tiene la guarda o la custodia de los hijos, o si hay un arreglo de custodia compartida. Pueden realizar un convenio regulador en una separación o divorcio, ya sea por mutuo acuerdo entre los cónyuges o un divorcio contencioso, es decir, si no existe un acuerdo entre las dos partes sobre la solicitud del divorcio, así como realizar acuerdos prenupciales entre los futuros cónyuges. También pueden asesorar en la realización de testamentos, en aceptaciones de herencia, sucesiones familiares y resolver casos de herencia familiar en disputa.  

¿Cuál es la función de un abogado de familia?

Los abogados y abogadas de familia o abogados especialistas en derecho familiar representan a una de las partes del proceso judicial, que puede ser uno de los cónyuges, uno de los progenitores o uno de los herederos en conflicto por una aceptación de herencia, por mencionar algunos ejemplos. En todos los casos, buscan defender los derechos de su cliente y hacer que el acuerdo se incline en lo posible a su favor. 

Según el caso, esto puede implicar que su cliente logre obtener la custodia de los hijos o que pueda obligar al otro progenitor a cumplir con el pago de pensión de alimentos. En general, cualquier violación del acuerdo de custordia de los hijos puede ser motivo de derecho de familia y, por lo tanto, justifica la inervención de un abogado familiar.  

Los abogados de familia siempre van a intentar llegar a un mutuo acuerdo entre las partes, por ejemplo, establecer un convenio regulador equitativo. Por ello, los abogados van a hacer todo lo posible para que el caso se solucione en una mediación y no llegue a instancias judiciales, lo cual implica procesos más complejos, más extensos y presupuestos más altos. No obstante, en algunos casos no hay un acuerdo previo y es necesario tomar medidas que lleven a un juicio.   

¿Cómo elegir un buen abogado de familia?

Un punto a tener en cuenta es tu relación personal con el abogado o abogada: si puedes establecer una relación de confianza, tener comunicación y contacto frecuente, y confiar en sus decisiones en materia jurídica, entonces ya tienes saldada una parte importante. 

Ahora bien, a la hora de buscar un despacho de abogados o abogados de familia que trabajen de forma independiente, lo mejor es que veas las valoraciones y leas las recomendaciones de clientes anteriores. Al conocer qué experiencia tuvieron con el abogado o abogada en cuestión, o en qué términos se saldó el caso de familia, podrás hacerte una idea de si es el perfil que estás buscando. 

Otro punto a tener en cuenta son los honorarios. Puede haber abogadas y abogados de familia muy bien valorados que cobren honorarios por encima de lo que puedes solventar. Por ello, es recomendable consultar varios presupuestos, ya que probablemente puedes elegir uno acorde a tus posibilidades económicas.  

 

Ventajas de contratar a un abogado familiar

Contratar especialistas en derecho de familia tiene muchas ventajas. Si sospechas que puede ayudarte, no postergues el contacto con el abogado o abogada. En el mejor de los casos una consulta será suficiente para orientarte en el asunto que te inquieta, pero al realizarla también sabrás si eso no basta y lo que necesitas es asesoramiento jurídico por un periodo más extenso. 

Hay que tener en cuenta que los procesos judiciales de familia suelen tener muchas implicancias emocionales, ya que las separaciones, la patria potestad de los hijos o los problemas de custodia son asuntos delicados que pueden ser difíciles de sobrellevar, aún más en soledad. 

En este sentido, el asesoramiento de una abogada o abogado familiar puede esclarecer un poco el panorama. En primer lugar, porque vas a sentir que cuentas con un acompañamiento en ese proceso tan difícil. 

En segundo lugar, porque sus conocimientos en derecho de familia pueden ayudarte a organizar tus prioridades y a mirar racionalmente algo que tiene una fuerte carga emocional. Si bien cuesta pensar en frío en estas situaciones, el conocimiento de las consecuencias de tus actos, de las medidas que puede tomar la otra parte del conflicto, así como los puntos en los que debes y no debes ceder, te ayudarán a determinar qué elegir o qué priorizar dentro de las posibilidades que se te presentan, lo cual puede ser muy beneficioso en casos judiciales.  

Además, contar con una perspectiva clara también puede contribuir a establecer un diálogo con tu expareja o familiar que represente la otra parte y, de este modo, preservar un poco la relación entre ambos.

Por último, los conocimientos de las abogadas y abogados en derecho de familia implican que saben exactamente dónde recabar información, qué pruebas son necesarias y qué acciones son convenientes en una instancia judicial. Por lo tanto, el asesoramiento de un abogado puede realmente hacer la diferencia entre ganar o no ganar un juicio, o salir más o menos beneficiado en una mediación.

¿Buscas abogado de familia para tu próximo proyecto?
Ahora que tienes una idea de los precios, ¡vamos a encontrar profesionales cerca de ti!

¿Cómo sabemos estos precios?
Todos los años, miles de personas buscan profesionales en Zaask para sus proyectos. Monitorizamos los presupuestos de los profesionales y compartimos esa información contigo.
25k Proyectos mensuales
+400k Presupuestos presentados
15k Profesionales que han dado presupuestos
Para proporcionarte la mejor y más rápida experiencia posible, este sitio web guarda las cookiesAceptar