Coste de abogado de derecho de familia en Zaask 350€ - 3000€

Precios basados en la media nacional

El coste medio del servicio de un abogado o abogada para una demanda de divorcio es de 600 €, pudiendo oscilar entre los 350 € y los 3.000 €, dependiendo de si se trata de mutuo acuerdo o contencioso, con bienes e hijos o sin ellos. Otros factores que influyen en el precio son el prestigio del abogado o abogada contratada y la complejidad del caso.

El precio de un divorcio no está sometido a tarifas reguladas, ni siquiera por el Colegio de Abogados, y por ello cada abogado o abogada es libre de establecer el coste de su trabajo. Usualmente los precios acaban estableciéndose por el mercado, aunque en gran medida viene determinado por la complejidad del caso concreto.

Un abogado o abogada de familia tiene la competencia jurídica y profesional necesaria para entender los casos de divorcio. Al afectar a un conjunto de personas con lazos familiares, las y los abogados de divorcio trabajan en coordinación con otros profesionales de la psicología, mediación, investigación, etc.

Divorcio de mutuo acuerdo

El divorcio de mutuo acuerdo, sin hijos y sin bienes comunes, es el tipo de caso más rápido y económico, pues no supone un juicio y por lo general no se celebra en una sala de vistas. Cuando ambos cónyuges están de acuerdo en divorciarse, el coste económico se puede reducir si la pareja acuerda compartir los servicios del mismo abogado y procurador. 

El divorcio de mutuo acuerdo adopta las siguientes modalidades:

Divorcio exprés. Se realiza mediante procedimiento judicial, con asistencia de un abogado y un procurador y se pueden tramitar por internet. La ley permite no expresar la causa del divorcio. Pueden solicitarlo los cónyuges que residan en España (o al menos uno), estén de mutuo acuerdo, con al menos tres meses desde la celebración del matrimonio y que no tengan hijos comunes, o bien, sean mayores de edad. 

Divorcio ante notario. Se realiza mediante escritura pública ante un notario, con asistencia de un abogado o abogada. Pueden gestionarlo los cónyuges que estén de mutuo acuerdo y es imprescindible que la pareja no tenga hijos menores de edad en común o incapacitados judicialmente. 

En cualquier caso, los cónyuges deben asumir el coste de servicios tales como la redacción y/o negociación del convenio regulador, la liquidación del régimen económico matrimonial, la tramitación del procedimiento judicial hasta la sentencia y abonar, asimismo, el IVA y los aranceles del procurador.

Divorcio contencioso

Cuando existe desacuerdo entre los cónyuges, ya sea por la liquidación de los bienes gananciales, la custodia de hijos, el régimen de visitas o cualquier otra circunstancia similar, estamos ante un caso de divorcio contencioso. 

El precio de un divorcio contencioso será mayor cuantos más motivos de disputa existan, por lo que también se alargan los trámites. Cada parte debe contratar, a su cargo, un abogado y un procurador para el litigio. En este caso se expondrán los diferentes argumentos ante un tribunal para que sea el juez quien dicte sentencia.  

Tras la sentencia, si una parte queda disconforme puede recurrir a una instancia superior, con el correspondiente sobrecoste de la celebración de un juicio en segunda instancia.

Es importante saber que en cualquier momento del proceso antes de la sentencia, los cónyuges pueden convertir su proceso de divorcio contencioso en uno de mutuo acuerdo, optando así por una solución más rápida y barata.

Complejidad

El precio de un divorcio contencioso aumenta según la complejidad de los desacuerdos entre los cónyuges, usualmente referida a los hijos y el patrimonio en común.

Cuando existen hijos menores y los padres no alcanzan un acuerdo sobre la custodia, las visitas, las pensiones de alimentos o los gastos extraordinarios, usualmente intervienen peritos o especialistas que aportan su opinión profesional sobre el tema. Aunque este servicio puede ofrecerlo el Juzgado, puede ser aconsejable la segunda opinión de un profesional privado.

Lo mismo ocurre en cuanto a los bienes, cuando los cónyuges tienen un patrimonio común y están en desacuerdo con el reparto en el uso exclusivo de los mismos o su liquidación. En estos casos será necesario acordar, con mediadores, las posibles ventas o repartos. 

La demanda de una pensión compensatoria también contribuye a la complejidad de un divorcio contencioso. Puede ser solicitada por el cónyuge que se vea repentinamente empobrecido al dejar de recibir toda ayuda del otro. Quien pide la pensión al otro cónyuge, también llamada pensión de desequilibrio, debe probar el empeoramiento económico en relación al que tenía durante su matrimonio. Este problema surge, por ejemplo, cuando uno de los progenitores decidió en el pasado dejar a un lado su carrera laboral para hacerse cargo de la atención plena de los hijos pequeños. 

Modalidad de contratación

Los abogados y abogadas de derecho de familia pueden contratarse por cada actuación en el juzgado, por todo el procedimiento de divorcio, o por cada una de las instancias. En cualquier caso, sea cual sea la modalidad de contratación, es aconsejable firmar con el abogado o abogada una hoja de encargo donde se detalle el trabajo concreto solicitado, los honorarios y la forma de pago.

¿Buscas abogado de derecho de familia para tu próximo proyecto?
Ahora que tienes una idea de los precios, ¡vamos a encontrar profesionales cerca de ti!

¿Cómo sabemos estos precios?
Todos los años, miles de personas buscan profesionales en Zaask para sus proyectos. Monitorizamos los presupuestos de los profesionales y compartimos esa información contigo.
25k Proyectos mensuales
+400k Presupuestos presentados
15k Profesionales que han dado presupuestos