Cuánto cuesta un servicio de entrenamiento personal en Zaask 20€ - 70€ /sesión

Precios basados en la media nacional

En el pasado había una idea generalizada de que los entrenadores y entrenadoras personales eran un privilegio exclusivo de celebridades o deportistas profesionales, pero lo cierto es que se han puesto muy de moda en los últimos años y se han hecho mucho más accesibles. Todo tipo de personas pueden requerir sus servicios porque proporcionan un entrenamiento adaptado en función del estado físico, el tiempo dedicado al ejercicio y los objetivos de cada persona, para lo que pueden prescribir rutinas, series de ejercicios y planes alimenticios variados. Este tipo de atención personalizada tiene la ventaja de enfocarse en las particularidades, utilizar las fortalezas y trabajar específicamente con las partes del cuerpo o las habilidades menos desarrolladas, y de este modo hacer que el tiempo dedicado a la actividad física sea altamente productivo.

Además, la asistencia profesional es aconsejable si no tienes la costumbre de realizar actividad física, ya que los entrenadores o entrenadoras personales pueden indicarte cuáles son los ejercicios recomendados para empezar y cuál es el modo correcto de realizarlos: qué área muscular es necesario activar, cuánto tiempo es saludable realizar cada ejercicio o cómo utilizar los materiales. Si bien estas instrucciones pueden parecer superficiales, es realmente necesario realizar los ejercicios de forma apropiada, no solo para obtener todos sus beneficios, sino incluso para no correr el riesgo de lesionarte si no cuentas con suficiente información y haces movimientos contraindicados. Como es muy difícil corregir los malos hábitos una vez adquiridos, lo ideal es tener asistencia profesional para el entrenamiento físico desde un principio.  

Esta atención personalizada, si bien es más costosa que las clases grupales o el abono mensual de un gimnasio, tiene precios que pueden ser accesibles para la mayoría de las personas. El coste medio de una sesión de entrenamiento personal es de 35 €, aunque este precio puede variar entre 20 € y 70 € dependiendo de una serie de factores, tales como la duración y la frecuencia de las sesiones, el lugar donde se realiza la actividad, los materiales utilizados o la formación profesional del entrenador o entrenadora. A continuación, proponemos un análisis de estas y otras variables que inciden en el precio final del servicio para que te hagas una idea de cuánto puede costar el tipo de entrenamiento personal que estás buscando. 

Duración de la sesión

La duración de la sesión ciertamente impactará en el coste final del servicio de entrenamiento personal. Lo habitual es que al principio las sesiones sean de 30, 45 o 60 minutos como máximo, y en estos casos el coste se mantendrá dentro de los precios estándar mencionados. Normalmente serán tus objetivos los que provoquen variaciones en la duración de la sesión: si tienes interés en mejorar tu flexibilidad o en perder peso, por ejemplo, es probable que necesites clases un poco más extensas, que incluyan ejercicios de estiramiento prolongados y una actividad aeróbica sostenida en el tiempo, mientras que 30 minutos pueden ser suficientes para ejercicios de alta intensidad que tengan el objetivo de tonificar la musculatura, al menos al comienzo del entrenamiento y, especialmente, si no has realizado actividad física en mucho tiempo.

No obstante, con el paso del tiempo puede que desees alargar la duración de las sesiones, o quizás quieres contratar a un entrenador o entrenadora personal, por ejemplo, para prepararte para una competición y aumentar tu rendimiento deportivo. En estos casos, es probable que requieras sesiones más duraderas, que pueden ir de los 60 a los 120 minutos. Estas clases de mayor extensión seguramente tengan también un coste más elevado, que puede oscilar entre los 40 € y 100 € en algunos casos.

Frecuencia

Los precios mencionados hacen referencia al coste de una sesión individual, pero lo más habitual a la hora de contratar a un entrenador o entrenadora personal es que se requieran sus servicios con cierta asiduidad, que puede ser de una o varias veces por semana, o incluso de forma diaria.

La mayoría de los y las profesionales que se dedican al entrenamiento personal realizan descuentos si contratas un mayor número de sesiones. En algunos casos, estas pueden ofrecerse en paquetes con un número determinado de clases que se pagan por adelantado y pueden utilizarse durante el tiempo que sea más conveniente según la disponibilidad y los objetivos de la persona. De este modo, un paquete de 20 o 30 sesiones de 60 minutos, por ejemplo, puede suponer un ahorro de entre el 5 y el 10 % del precio. Los precios pueden rondar entre 350 € 10 entrenamiento sin fecha de caducidad, o 20 sesiones con las mismas condiciones por 650 €. O sea, este mismo paquete puede tener una duración diferente según si la persona desea realizar una actividad física de baja intensidad, en cuyo caso puede consumir las sesiones a lo largo de dos meses, por ejemplo; mientras que alguien que entrene diariamente las gastará en menos de un mes.

No obstante, quizás la modalidad más utilizada es un valor fijo semanal, quincenal o mensual, el cual puede variar según la frecuencia de las clases y su duración, pero que en todos los casos implicará un coste menor por sesión a medida que aumenta la cantidad de sesiones. Para que puedas hacerte una idea (y teniendo siempre en cuenta la influencia que pueden tener el resto de variables), el coste medio de contratar un entrenamiento personal durante 60 minutos una vez por semana de forma mensual es de 160 €, mientras que puede ascender a 250 € si requieres el servicio dos veces por semana y 360 € si prefieres ir tres veces por semana. En algunos casos, pueden aplicarte un descuento si contratas el servicio de varios meses por adelantado.

Clases grupales

A pesar de que muchas personas optan por el entrenamiento personal precisamente porque prefieren realizar actividad física de forma individual, algunas solo están interesadas en hacer ejercicios acordes a las posibilidades y a los objetivos personales, pero prefieren entrenar junto con otras personas. Las clases grupales pueden resultar más atractivas porque son un espacio de socialización en el que se suele generar un ambiente ameno. Por ello, hay entrenadores y entrenadoras personales que ofrecen este tipo de sesiones. Lo habitual es que las personas que conforman los grupos tengan características similares, como la misma edad o las mismas condiciones físicas, por lo que las clases, si bien no son tan personalizadas como las sesiones individuales, están pensadas para un grupo relativamente homogéneo.

También puede darse el caso de que quieras contratar el servicio para realizar los entrenamiento junto a tu pareja, amistad o familiar, siendo muy recomendable optar por mantener siempre un grupo lo más reducido posible.

Además, esta modalidad tiene la ventaja de ser algo más económica, ya que el precio por persona cuando las sesiones son en pareja, tríos o grupos puede verse reducido entre un 30 y un 50 %. Esta opción de compartir gastos puede ser beneficiosa para las personas que desean entrenar con mayor asiduidad si, por ejemplo, pueden optar por asistir a varias clases semanales grupales en lugar de a una individual, o al menos intercalar entre una y otra modalidad para obtener las ventajas de ambas sin que el presupuesto se dispare.

No obstante, esta modalidad no es la más aconsejada para personas que han sufrido lesiones en el pasado o que tienen condiciones físicas particulares que les impiden realizar ejercicios estándar para una persona de su perfil sin condicionantes de salud. Si este es tu caso, ello no implica que no puedas asistir a clases grupales, sino que lo ideal es comenzar con clases individuales y luego sumarte a las clases grupales a medida que adquieras mayor conciencia corporal y aprendas a adaptar los ejercicios a tus posibilidades.

Lugar del entrenamiento

El coste del entrenamiento también varía en función del lugar en el que se realiza. Para este tipo de actividades a veces se escogen parques o zonas al aire libre, especialmente para realizar los ejercicios aeróbicos. Estos sitios no implican un coste adicional y tienen la ventaja de no tener restricciones horarias; por otro lado, tienen la desventaja de depender de las inclemencias del clima, por lo que deberás contar con un sitio alternativo si vives en una región lluviosa o donde hace mucho frío en invierno.

Lo más habitual es que las sesiones de entrenamiento se realicen en un gimnasio. Si ya estás asistiendo a uno en particular o sabes dónde te gustaría inscribirte, puedes hacer que tu entrenador o entrenadora personal se desplace hacia ese lugar, ya que la mayoría de los gimnasios y centros de fitness permiten este tipo de acuerdos. Aquí tendrás que tener en cuenta, además del coste del entrenamiento personal, el coste de la cuota del gimnasio, el cual puede variar enormemente según las dimensiones del lugar, el equipamiento del que dispongan y la zona en la que esté ubicado.

Otra posibilidad bastante habitual es que el entrenador o la entrenadora personal trabaje de forma fija en un gimnasio. En este caso, serás tú quien se tenga que desplazar hacia al mismo. Esta opción suele ser conveniente económicamente, ya que lo usual es que te propongan un combo entre la cuota del gimnasio y las sesiones de entrenamiento personal, y que ese valor sea más económico que si pagas ambas cosas por separado. En algunos casos, los entrenadores y las entrenadoras personales cuentan con estudios privados propios en los que realizan las sesiones de entrenamiento individuales, con un coste probablemente más elevado.

Por último, algunos entrenadores y entrenadoras personales realizan sesiones a domicilio. Aunque esta modalidad implica el inconveniente de transportar el material o incluso la imposibilidad de trasladar ciertos equipos, puede que sea lo que necesitas por tus condiciones físicas o restricciones de horarios. En estos casos, lo más probable es que el coste de la tarifa aumente alrededor del 30 % con respecto a la tarifa estándar, debido a las implicaciones de tiempo y gastos que supone en términos de desplazamiento.

Rutina de entrenamiento

Por lo general, la creación de una rutina de entrenamiento personalizada está incluida en la contratación del entrenamiento personal. Sin embargo, hay quienes ofrecen los servicios de creación de una rutina a personas que no son sus clientes o clientas habituales. Esto puede resultar útil, por ejemplo, si vives en una localidad pequeña en la que no hay profesionales que se dediquen al entrenamiento personal, ya que pueden elaborar una rutina para ti tras haberte entrevistado virtualmente o por teléfono. El coste de este servicio puede estar entre los 50 € y 100 €, aproximadamente.  

Equipo de profesionales

En algunos casos, los entrenadores y entrenadoras personales trabajan conjuntamente con un equipo de profesionales que acompañan la actividad física de la persona. Pueden ser del campo de la fisioterapia, del deporte, la kinesiología o incluso del yoga, así como de áreas relacionados con la psicología o el coaching. La figura que no suele faltar en estos equipos es un o una nutricionista, ya que una rutina de ejercicio físico será más efectiva y segura si se acompaña con un plan alimenticio acorde. A diferencia de lo que podría pensarse, esto no se aplica únicamente si el objetivo es adelgazar, ya que una alimentación saludable es fundamental cuando se está realizando actividad física, especialmente si la precede un largo periodo de inactividad o hábitos muy sedentarios.  

Los equipos de trabajo pueden ofrecer ofertas con una tarifa única que comprenda los servicios de diferentes profesionales, generalmente con un importe mensual que incluye una sesión mensual de coaching y una consulta con un o una nutricionista, por ejemplo, junto con la elaboración de un plan alimenticio. Contar con la intervención de más de una persona ciertamente tendrá un coste más elevado que los servicios aislados de un entrenador o entrenadora personal, aunque la modalidad del equipo de trabajo suele resultar más económica que contratar a diferentes profesionales por separado.

Equipo y materiales

Según el tipo de ejercicios que hagas es probable que requieras el uso de distintos materiales, que van desde colchonetas, cintas elásticas o pelotas, hasta bicicletas fijas o máquinas de musculación. De hecho, el uso de este equipamiento y de los distintos elementos es el principal motivo por el que resulta muy práctico realizar el entrenamiento en un gimnasio o en un estudio particular preparado para este propósito.

Si este no es el caso y el entrenamiento se realiza al aire libre, por ejemplo, normalmente será el entrenador o entrenadora quien defina si es necesario utilizar materiales y quien los proporcione y traslade sin coste adicional. Al mismo tiempo, si bien no suele cobrarse de forma directa, también es cierto que el coste total del entrenamiento puede ser más elevado si implica algunos equipos particularmente caros, como las camas de pilates o determinadas máquinas de musculación.  

Especialización y experiencia

Además de todo lo mencionado, el coste por sesión puede variar según el grado de especialización o la trayectoria del entrenador o entrenadora personal. Si bien esta no es una actividad que requiera una certificación específica, ya que no se trata de una profesión regulada en España, el hecho de que el o la profesional cuente con títulos en áreas afines, como la nutrición deportiva o la fisioterapia, o tenga un título de grado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, por citar algunos ejemplos, va a implicar que cuente con mayor prestigio profesional que si solamente ha realizado un curso de entrenamiento personal, lo cual probablemente se vea reflejado en el precio de sus servicios.

No obstante, la experiencia también es fundamental en esta actividad, ya que el hecho de haber trabajado con personas distintas, con cuerpos y condiciones diferentes, el haber visto cuál es el efecto del ejercicio tanto a nivel físico como psicológico y el haber tenido que adaptar las actividades a las posibilidades y particularidades de diferentes personas, hace que el entrenador o entrenadora personal esté mucho mejor cualificado que alguien que cuenta con una titulación, pero haya acabado de empezar a trabajar. Como cabe esperar, y por lo general, las personas con mucha experiencia y con una clientela conforme con los resultados no suelen tener las tarifas más económicas. Al mismo tiempo, hay profesionales que están iniciándose en el entrenamiento personal, pero que tienen otras experiencias igualmente valiosas, como entrenar equipos de algún deporte o impartir clases grupales.

Por lo tanto, lo ideal es que analices cada propuesta profesional en particular y que tengas en cuenta todas estas variables a la hora de escoger a tu entrenador o entrenadora personal. Probablemente puedan ayudarte las valoraciones de profesionales en la plataforma, así como los comentarios de clientes y clientas anteriores.

Formas de ahorro

Si tienes interés en contratar a un entrenador o entrenadora personal, pero no cuentas con mucho dinero, hay algunas cosas que puedes hacer para aprovechar al máximo este servicio. En primer lugar, si bien en algunos casos puedes tener una primera sesión de prueba para familiarizarte con el entrenamiento y conocer a tu entrenador o entrenadora, lo aconsejable es contratar un paquete de sesiones o quizás dos o tres meses de entrenamiento, según la modalidad utilizada. Esto no solo te permitirá obtener un precio por sesión más bajo, sino que al haber pagado por anticipado tendrás mayor motivación para continuar con el entrenamiento y no desistir en los primeros días. Crear el hábito del ejercicio es quizás lo más difícil, por lo que superar las primeras semanas es clave para convertirte en una persona que realiza actividad física con regularidad.

En segundo lugar, puedes complementar el entrenamiento personalizado asistiendo al gimnasio o realizando una rutina de ejercicios en tu casa. Probablemente tu entrenador o entrenadora personal podrá aconsejarte en este aspecto e indicarte las mejores actividades para ti según tus objetivos.

Por último, puedes asistir a clases de entrenamiento grupales para complementar las sesiones individuales. Esto tiene la doble ventaja de ser más económico y de convertir la actividad física en un encuentro social, en el que puedes conocer gente nueva que comparta tus intereses o incluso asistir con tus amistades.

¿Buscas entrenamiento personal para tu próximo proyecto?
Ahora que tienes una idea de los precios, ¡vamos a encontrar profesionales cerca de ti!

¿Cómo sabemos estos precios?
Todos los años, miles de personas buscan profesionales en Zaask para sus proyectos. Monitorizamos los presupuestos de los profesionales y compartimos esa información contigo.
25k Proyectos mensuales
+400k Presupuestos presentados
15k Profesionales que han dado presupuestos