Cuánto cuesta un servicio de limpieza después de obra en Zaask 100€ - 1400€

Precios basados en la media nacional

La limpieza de fin de obra es el último paso antes de ocupar un espacio que ha estado sometido a tareas de construcción o renovación. Ya se trate de viviendas, oficinas o locales, tras una reforma o la entrega de un espacio de nueva construcción va a resultar imprescindible acometer una importante tarea de limpieza. Esta labor, que pudiese parecer simple y rápida, puede convertirse en una verdadera fuente de estrés e, incluso, alargar el tiempo previsto para la instalación definitiva. 

Es habitual que, tras una obra, todo el espacio cuente con una cantidad abundante de polvo, manchas y restos, principalmente de cemento, yeso, pintura y virutas de madera. Los suelos no presentarán el debido brillo, las ventanas dejarán ver huellas y salpicaduras, y las losas de revestimiento de cocinas y baños, seguramente, dejen ver restos importantes de cemento, por poner algunos ejemplos. 

Lo más común es que las empresas dedicadas a obras y reformas no contemplen tareas de limpieza final tras prestar sus servicios. Por ello, la contratación de esta actividad será generalmente independiente. 

El coste medio de un servicio de limpieza de fin de obra es de 350 €. Es probable que el precio total oscile entre 100 y 1400 €. Dicho valor puede variar dependiendo de la superficie a limpiar, el grado de suciedad existente, la necesidad de contar con un equipamiento especial o el sometimiento a condicionantes de riesgo como puede ser la altura o el trabajo en entornos industriales. También habrá que tener en cuenta los posibles servicios extra a aplicar, según el caso. 

Ámbitos de aplicación

El objetivo principal de este servicio es que, tras una considerable inversión, el inmueble luzca su mejor aspecto y se encuentre en las mejores condiciones posibles para su uso. Ello sólo es posible con una apropiada higienización efectuada convenientemente por un servicio de limpieza especializado. 

Los servicios de limpieza profesionales pueden cubrir trabajos en tanto en casas particulares como en espacios comerciales u oficinas. Es habitual recurrir a los y las profesionales del sector de la limpieza cuando se realiza un traslado a unas nuevas instalaciones o tras una reforma. Así mismo, este tipo de servicios puede ser contratado para la limpieza y la organización general en interiores o exteriores. 

Las actuaciones afectan a superficies diversas como pavimentos, cristales, mamparas, ascensores, escaleras y espacios abiertos como terrazas, balcones, jardines, azoteas… El trabajo puede incluir, además, la gestión de los residuos. 

Evaluación 

Los y las profesionales, de cara a preparar un presupuesto, necesitan evaluar el inmueble para determinar el tipo de servicio necesario, la maquinaria y los productos que van a ser utilizados. El presupuesto va a tener en cuenta la extensión, el número de ventanas y persianas, las paredes (con o sin gotelé, estucos, etc.), y detallará el número de trabajadores y trabajadoras que acometerán las actuaciones. Clientes y profesionales suelen acordar, aceptado el presupuesto, los tiempos de realización. 

Ventajas de una limpieza profesional

El proceso de limpieza tras una obra suele ser una tarea pesada, dada la magnitud de la suciedad y los residuos acumulados. Esta limpieza ha de ser minuciosa y requiere de planificación, conocimientos específicos y de una serie de instrumentos y materiales concretos a emplear. 

Los principales beneficios de contar con un servicio profesional van a ser la rapidez y la eficacia a la hora de acometer el trabajo. El ahorro de tiempo y esfuerzo viene determinado en gran medida por la experiencia y formación de los trabajadores y trabajadoras, que podrán efectuar la limpieza con seguridad y contando con los recursos materiales necesarios. Todo ello se traduce en la obtención de mejores resultados y un menor número de molestias. 

Precio fijo o por hora

Algunas empresas cobran una tarifa fija por sus servicios de limpieza, establecida después de evaluar todas las variables que influyen en la realización de los mismos. Los y las profesionales realizan un cálculo aproximado de las horas de trabajo, e incluyen los gastos de desplazamiento y de los productos a utilizar para la limpieza. De media, el precio establecido de esta manera suele oscilar entre 15 y 25 €/hora.

Otras empresas de limpieza cobran en función de los m2 existentes, de modo que la dimensión del lugar influye considerablemente en el precio del servicio. En este tipo de cálculo también se tendrá en cuenta, no obstante, la maquinaria y los recursos a utilizar. Para espacios muy grandes, a veces, es posible obtener un descuento. Los precios suelen variar entre 2 y 7 €/m2. 

Maquinaria y herramientas

El número y la calidad de los recursos necesarios para llevar a cabo los trabajos pueden influir en el coste, pues suele traducirse en un ahorro importante de tiempo. La utilización de máquinas a vapor, barredoras, de inyección, aspiradoras, hidrolimpiadoras, rotativas, fregadoras automáticas y secadoras es muy común en un trabajo de limpieza de fin de obra. La mayoría de estas herramientas tienen un precio elevado, superando los 500 € e incluso alcanzando los 4000 € en determinados casos, dado su carácter profesional, que dista mucho en eficacia de las máquinas convencionales. 

Además de estas máquinas, serán necesarios otros materiales como bayetas, esponjas, estropajos, mopas, cubos, rasquetas y espátulas. Muchos de estos materiales, al contrario del caso anterior, sí pueden encontrarse a un precio económico en el mercado. No obstante, estos no suelen alterar el presupuesto de un servicio de limpieza y delegar este servicio nos ahorra tener que adquirir utensilios que pueden tener poco uso en el futuro. 

Los productos y herramientas suelen estar incluidos en las tarifas de los servicios. Por lo general, las y los profesionales adquieren los productos en comercios mayoristas a un precio más conveniente, comparado con aquellos que pueden encontrarse en el supermercado.

Seguridad

Los productos utilizados en estas tareas pueden contener un alto componente de toxicidad y ser peligrosos al entrar en contacto otros materiales o al contacto con la piel y las mucosas. Para evitar accidentes, los profesionales del sector realizan con asiduidad cursos de prevención de riesgos laborales específicos para este trabajo y utilizan guantes aislantes, mascarillas, ropa y calzado de protección.

Antes de contratar los servicios de una empresa, puede ser recomendable verificar que esta cuenta con un seguro de responsabilidad civil y que sus trabajadores están en situación regulada. Un presupuesto demasiado bajo podría hacernos prestar atención a este aspecto. 

Naturaleza del inmueble 

La limpieza fin de obra es más cara que un servicio ordinario porque, por lo general, el trabajo es más complejo. No obstante, dependiendo de si se trata de una vivienda, un local comercial, oficinas, espacios de producción o de asistencia, los valores pueden ser más altos. 

Un servicio de limpieza final de obra en una vivienda de tamaño medio que implique eliminación de polvo, limpieza y desinfección de baños, limpieza de restos adheridos de yeso o cemento, cristales y carpinterías exteriores tiene un precio medio que ronda entre 300 y 450 €.

En una oficina de tamaño medio donde no hay cocina o alicatados el coste puede descender hasta los 225 € de media. No obstante, si existiesen cristaleras que necesitasen de trabajos en altura o maquinaria específica a manipular,  el coste podría ascender a los 500 € de media.

Los valores más altos pueden localizarse en entornos industriales en los que existen superficies muy amplias y componentes de peligrosidad mayores, e igualmente, en lugares en los que se necesita una higiene óptima, como centros de salud u hospitales. 

Tipo de limpieza

El tipo de limpieza solicitado, dependiendo de las circunstancias y la naturaleza del lugar, afecta significativamente al presupuesto. La existencia de cocina, rodapiés o puntos de luz pueden hacer que la tarea sea algo más entretenida. Además, en el grado de suciedad va a influir mucho el cuidado que hayan tenido albañiles y pintores durante el desarrollo de los trabajos.

Acumulación de polvo

Una obra o reforma genera una gran cantidad de polvo que se adhiere a superficies e inundan esquinas, huecos y recovecos. Para su eliminación es preciso utilizar potentes aspiradoras y barredoras con complementos que aseguren la limpieza de las zonas difíciles. Un aspirador convencional no podrá hacer frente a estos requerimientos con la rapidez y eficacia de una máquina profesional. 

Un aspirador industrial suele partir de los 300 € en sus modelos más sencillos y superar con frecuencia los 4000 en las versiones más completas. Si se opta por el alquiler, un aparato de gama media puede tener un precio medio de 90 €/día. El alquiler de una barredora profesional puede costar entre 60 y 200 €/día, según sus características. Vistos estos precios, es posible que contratar un servicio especializado que incorpore su propio material sea la solución más económica, pues a ello hay que sumar el manejo, la experiencia y el resto de materiales y herramientas que puedan ser necesarios. 

Eliminación de adherencias

Suelos, azulejos o carpinterías suelen dejar ver restos de los materiales empleados en la obra que se caracterizan por ser difíciles de quitar, lo que conlleva un riesgo de daño sobre la superficie. El uso de productos, materiales y técnicas específicas va a ser de vital importancia en este aspecto. 

Para eliminar adherencias de cemento y yeso, los y las profesionales suelen contar con productos desincrustantes como los decapantes ácidos, quitacementos y anticalcáreos cuyo precio oscila entre 5 y 20 € dependiendo de la marca y la cantidad de litros de producto. Pinturas, ceras, barnices y esmaltes vienen tratados con acetona, que tiene un precio similar.

En el caso de manchas de grasa, lo mejor es aplicar productos desengrasantes o multiusos, cuyo precio de partida se establece en torno a los 6 €. 

Superficies delicadas

Hay superficies a las que es necesario prestar una especial atención, pues su naturaleza las hace ser más susceptibles de sufrir daños. La limpieza de suelos de parquet o mármol, por ejemplo, puertas o mamparas de cristal, muebles de maderas nobles o diseño y otros elementos concretos pueden encarecer la contratación del servicio.

Limpieza, abrillantado y pulido de suelos

Para eliminar el polvo en suelos lisos lo recomendable es usar un aspirador, mientras que en patios y áreas exteriores lo más adecuado es realizar un barrido automatizado.

Una rotativa o un aspirador de agua puede ser conveniente ante la existencia de manchas en el pavimento. Si estas estuviesen incrustadas, habría que contemplar la aplicación de productos específicos o su eliminación por medio de pulido.

El pulido y abrillantado o cristalizado de suelos implica el uso de maquinaria especializada como son las pulidoras monodisco. Los precios pueden oscilar entre 5 y 40 €/m2  dependiendo del tipo de suelo y su estado. Para ejecutar esta tarea, placas de pulir en forma de disco se colocan en una máquina que ha de deslizarse sobre el suelo húmedo. 

Cemento

El pulido de cemento es uno de los procesos más económicos en cuanto a este aspecto. Se lleva a cabo mediante una pulidora de discos suaves y, tras ello, se dispone un producto sellador. Ello nos permite eliminar manchas, rayas u otras imperfecciones. 

Mármol y granito

En un término intermedio en cuanto a precios de pulimento y abrillantado de pavimentos se encuentran aquellos constituidos por estos materiales, que rondan los 11 €/m2. El mármol es un material especialmente poroso, por lo que cualquier líquido puede crear una mancha difícil de eliminar con procesos de limpieza domésticos. El proceso de abrillantado busca crear un efecto reflectante, para lo que se utilizan productos como la cera o el líquido cristalizador, aplicados con lana de acero. 

Acuchillado y barnizado

Cuando el suelo es de madera y tras la reforma se advierte en mal estado, conviene proceder a su acuchillado y barnizado. Esta operación sólo puede realizarse entre una y cinco veces, dependiendo del grosor y calidad de las láminas de madera. Su precio medio se estima en 14 €/m2. 

Baldosa hidráulica

Este tipo de baldosa, muy común en el siglo XIX e inicios del XX, ha vuelto a ponerse de moda recientemente. Si acabamos de realizar una reforma y queremos conservar el suelo antiguo, es un momento idóneo para su puesta a punto. Tras realizar una limpieza mecánica con un cepillo de cerdas duras, se aplica el pulimento abrasivo. Sobre ella se aplica cera plástica o aceite de linaza. El precio de este procedimiento se puede encontrar desde los 30 €/m2.

Limpieza de cristales

La limpieza de cristales tras una obra está en torno a los  40 €/h. Este coste varía entre 15 y 150€/h, en función del tamaño, el número de ventanas, el nivel de suciedad, su altura y los recursos necesarios para el procedimiento (trabajos en vertical, grúas...). También se tendrá en cuenta si se trata de una vivienda o un negocio, siendo generalmente más caro el segundo caso. 

La limpieza de cristales incluye también la de sus marcos y, en ocasiones, la limpieza de persianas. Para ello se utilizan cepillos, pértigas profesionales articuladas y robots limpiacristales. Las marcas de cal o cemento se eliminan del mismo modo que en el resto de superficies comentadas, con ácido o quitacementos. Por su parte, las manchas en superficies de aluminio suelen eliminarse con una mezcla de agua, jabón y amoníaco. En su aplicación a ventanas puede ser muy útil el uso de agua ozonizada que permite una desinfección profunda a la vez que resulta inocuo para el medio.

Retirada de pequeños escombros

El gran inconveniente de las reformas, además del ruido, es la generación de escombros. Aunque la mayor parte de los mismos se retiren por la propia empresa de construcción, pueden quedar restos que habrá que trasladar a plantas de tratamiento específicas, según el caso. 

Gestión de residuos

No solo se trata de suciedad derivada de los trabajos de albañilería o pintura. Es posible que existan, además de desechos de la propia construcción o reforma, muebles, colchones, electrodomésticos u otros elementos de gran tamaño. En ocasiones, los y las profesionales de las limpiezas de obra ofrecen la opción de gestionar estos residuos y trasladarlos a un punto limpio.

La gestión de estos residuos viene contemplada en el Real Decreto 105/2008 y su principal finalidad es la de preservar el medio ambiente donde se desarrolla la vida humana. 

En ocasiones, la eliminación de los residuos está incluida dentro del precio de la limpieza de la propiedad. Dependiendo de lo acordado en el presupuesto, el coste puede determinarse por cantidad de elementos a eliminar o por el tiempo de realización de esta tarea. Retirar todos los elementos de una sola vez puede suponer un ahorro en este aspecto. 

No obstante, si los residuos son de peso o volumen considerable, o deben ser manipulados con medidas de seguridad por contar con sustancias químicas o contaminantes, es posible que su coste sea mayor.

Cocinas y baños

En estos espacios la limpieza de azulejos de pared y la desinfección de sanitarios son los aspectos más destacables. El coste de ambos servicios, calculados de forma independiente, para una vivienda de tamaño mediano que cuenta con alicatados en ambas estancias puede oscilar entre 120 y 250 €. 

Retirada de adhesivos 

Cuando se cambian ventanas, sanitarios, muebles o electrodomésticos es necesario retirar las pegatinas de las superficies. Si no conocemos qué productos pueden ser adecuados para cada superficie, corremos el riesgo de arañar o decolorar la misma. Una o un profesional de este sector va a conocer qué disolventes son más adecuados para cada caso, maximizando la cautela y realizando la tarea con rapidez. 

Limpieza de exterior

Pueden contemplarse como trabajos de exterior la limpieza de fachadas, patios, balcones y porches. En estos ámbitos son de utilidad las máquinas sopladoras e hidrolimpiadoras.

Dentro de este ámbito podría considerarse la limpieza de toldos. El método más común es la aplicación de agua a presión y el cepillado, lo cual podría suponer un coste de entre 100 y 200 €.

Espacios industriales

En los lugares donde se produce a un gran volumen el coste medio de un servicio de limpieza de obra viene establecido entre 17 y 50 €/h. El precio final del servicio dependerá de varios factores, muchos de los cuales ya se han mencionado, y entre ellos conviene atender a un posible plus de peligrosidad o especificidad.

Entre las técnicas de limpieza industrial destaca el uso de agua a presión, limpieza con vapor seco, aspersión e inmersión, chorreadoras de arena o ultrasonidos.

Cocinas industriales, naves de producción, espacios públicos y de saneamiento son susceptibles de aplicar estas tarifas y técnicas dependiendo de las particularidades del servicio.

Acabados para venta y alquiler

Una limpieza de obra resulta particularmente útil cuando una vivienda o local de nueva obra o recientemente renovado va a ser puesto en venta o alquiler. Un aspecto cuidado generará una impresión positiva que puede ser el detonante que permita la transacción.  

Mobiliario

Si existe la posibilidad de que el inmueble esté vacío durante la obra y la limpieza, ello puede suponer un ahorro importante en el coste de la limpieza. Esta actuación es especialmente recomendable si la reforma es de gran envergadura y los muebles poseen un alto valor. El precio medio de un servicio de guardamuebles se estima en 20 € /m3. 

No obstante, si ello no fuera posible, se aconseja tapar y proteger los mismos para evitar daños y facilitar la posterior tarea de limpieza. 

Desplazamiento

El lugar en que se encuentra el inmueble también afectará al precio final. Generalmente, el precio va a ser superior tanto en grandes ciudades con nivel de vida más alto, como en espacios apartados o de difícil accesibilidad. Ciudades pequeñas o medianas tienden a tener tasas por la limpieza más bajas comparadas con aquellos otros casos.

Por lo general, los costes de desplazamiento aparecen reflejados en el presupuesto. No obstante, ante especiales circunstancias como festivos u horarios poco habituales, el coste del servicio podría encarecerse.

Servicios extras

Se considera un servicio extra todo aquello que no esté contemplado en la actuación básica contratada. Para el caso de servicios de limpieza, servicios complementarios pueden ser la limpieza a fondo de elementos no especialmente relacionados con la obra como el interior de electrodomésticos, conductos de ventilación, áreas interiores de armarios, eliminación de olores o servicios de orden y reorganización. Estas actuaciones complementarias suelen tener un coste por hora calculado de forma equilibrada con el resto del servicio, por lo que partirían de 15 €/m2.  

También podría entenderse como servicio adicional la limpieza de tapicerías y alfombras. El precio de estos servicios puede variar entre los 50 € que costaría limpiar una alfombra de tamaño pequeño, pasando por los 70 € que podría suponer un sillón, a los 200 € que costaría limpiar un sofá de tres plazas. 

 

 

¿Buscas limpieza después de obra para tu próximo proyecto?
Ahora que tienes una idea de los precios, ¡vamos a encontrar profesionales cerca de ti!

¿Cómo sabemos estos precios?
Todos los años, miles de personas buscan profesionales en Zaask para sus proyectos. Monitorizamos los presupuestos de los profesionales y compartimos esa información contigo.
25k Proyectos mensuales
+400k Presupuestos presentados
15k Profesionales que han dado presupuestos